Los futuros apuntan a una apertura a la baja en la sesión de este miércoles, con el Dow Jones sin levantar cabeza y el Nasdaq recogiendo beneficios tras conquistar ayer nuevos máximos históricos gracias a NVIDIA. La prudencia parece imponerse en el parqué a la espera de las cifras de inflación del viernes.