La renta variable española sigue mostrando una clara lateralidad en sus acciones en un día marcado de nuevo por las perdidas de Grifols en modo debacle. El selectivo español logra mantener los 10.000 puntos, con niveles de apertura positivos. pero sin movimientos de interés, a pesar de la recuperación de Acciona y su filial y de ACS.