El precio del barril de petróleo de Texas aceleró hoy la tendencia alcista y llegó a los 88 dólares en Nueva York, a pesar de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha garantizado que mantendrá bien abastecido el mercado. Hacia la media sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (NYMEX), los contratos de petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en noviembre añadían 1,87 dólares al valor anterior y alcanzaban el nivel de 88 dólares, algo nunca visto desde que en 1983 comenzaron a negociarse este tipo de contratos.
El gasóleo de calefacción también se negociaba en niveles que nunca habían alcanzado desde que en 1978 comenzaron a negociarse contratos a futuro de ese combustible en el mercado neoyorquino. Los contratos de gasóleo para entrega en noviembre añadían unos dos centavos al precio del lunes y se situaban en 2,3335 dólares por galón (3,78 litros). Los contratos de gasolina para ese mismo mes se negociaban a 2,178 dólares, también alrededor de dos centavos por encima del valor anterior. Los contratos de gas natural para noviembre añadían alrededor de 3 centavos al precio del lunes y se situaban en 7,47 dólares por mil pies cúbicos. El precio del petróleo WTI volvía a situarse hoy en máximos históricos en el NYMEX y, después de percibirse una notable volatilidad en las primeras horas de contrataciones, parecía consolidarse la tendencia alcista por encima de los 87 dólares. La reacción de la OPEP a la escalada de precios no parecía afectar por el momento al ánimo comprador que predominaba en el mercado neoyorquino. "La OPEP vigila atentamente los acontecimientos en el mercado petrolero y ha observado con preocupación la reciente escalada de los precios del crudo", señaló Abdalá Salem El Badri, secretario general de la organización, en un comunicado difundido hoy en Viena. El Badri considera que las alzas de precios se deben en gran parte a una actividad especulativa en los mercados y reitera que la OPEP considera que el mercado "está muy bien abastecido" y que la relación entre oferta y demanda no justifica los elevados precios. La percepción que tiene la OPEP, así como la decisión que adoptó en septiembre de aumentar en medio millón de barriles su producción a partir del 1 de noviembre, no han hecho mella en la fuerte subida de precios en los mercados de Nueva York o Londres. El incremento de la tensión en la frontera entre Irak y Turquía, el debilitamiento del dólar y la perspectiva de que la demanda de crudo se mantendrá elevada durante el último trimestre del año y también en 2008, son asuntos que han influido en las trepidantes alzas en el precio del crudo de los últimos días. En Turquía, su primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, afirmó hoy que el único objetivo de las incursiones militares de su país en Irak es el ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). El gobierno turco ha solicitado la aprobación del Parlamento para lanzar incursiones en el norte de Irak, donde asegura que están las bases del PKK. Los operadores neoyorquinos están también a la espera de conocer mañana los datos más recientes del Departamento de Energía sobre reservas de crudo y combustibles en Estados Unidos. El último informe divulgado hasta ahora, correspondiente a la semana que concluyó el 5 de octubre, reflejó que las reservas de petróleo eran un 4% inferiores a las del pasado año y las de productos destilados, incluidos el gasóleo de calefacción y el diesel, eran casi un 9% inferiores a las de 2006.