Los futuros de los principales índices neoyorquinos cotizan mixtos, después de que Nasdaq y S&P 500 registraran su peor jornada en dos años. El mercado espera al PIB y más resultados empresariales.