El riesgo político pasa a un segundo plano en el mercado, pero el principal peligro es ahora la complacencia según los expertos de Diaphanum. Y es que “cuando las volatilidades están tan bajas cualquier cuestión inesperada provoca recortes importantes”.

Con Donald Trump “menos activo” y tras las elecciones en Europa, Miguel Ángel García, director de inversiones de Diaphanum, cree que las incertidumbres políticas pasan a “un segundo plano”, pero aún hay peligro. Concretamente, "la complacencia".

“Cuando las volatilidades están tan bajas cualquier cuestión inesperada provoca recortes importantes; un petróleo por debajo de 45 dólares por barril puede generar tensiones”, advertía durante la presentación de las Perspectivas Financieras para el segundo semestre de 2017 de la firma.

Vea también: El mercado no encuentra el equilibrio y los soportes clave peligran

Según las previsiones de Diaphanum, el crecimiento mundial en el segundo semestre de 2017 estará ligeramente por debajo de la media, liderado por las economías no desarrolladas. “Las economías desarrolladas mejoran su aportación pero el peso mayor proviene de emergentes. En general los datos adelantados de actividad empresarial y consumo, así como el sector inmobiliario apuntan a una reactivación. Y el empleo también está mejorando en las economías más importantes. El exceso de capacidad productiva y la falta de acuerdo entre productores han provocado una fuerte caída del precio del petróleo y las materias primas, con lo que las inflaciones han perdido gran parte de la fuerte subida en los últimos meses”, destacan.

La Zona Euro muestra una lenta pero constante mejoría. “Destaca el fuerte crecimiento de España, Alemania en la media y Francia e Italia por debajo, ya que no han adoptado reformas estructurales suficientes”.

En este contexto, los bancos centrales mantendrán políticas monetarias expansivas. “No obstante, la Fed ha iniciado la subida de tipos de interés y ha anunciado el inicio de la reducción de su balance, el BCE ha reducido la compra de bonos. En Reino Unido y Japón continúan con políticas inalteradas”.

Vea también: Los inversores continúan sin confiar en la tendencia alcista