Los dos principales riesgos bajistas para la gestora Groupama AM en 2018 serán la posible reflación de los activos financieros e inmobiliarios y el aumento de las desigualdades y la precariedad en el mercado laboral, que motiva en ocasiones riesgos políticos y sociales. Mientras que restan importancia a las políticas de Donald Trump en Estados Unidos, ya que la agenda de la Administración de Washington tiene efectos multiplicadores en el resto del mundo.

Esta es una de las principales conclusiones del encuentro organizado por la gestora francesa este martes en Madrid para analizar el escenario económico con Christophe Morel, economista jefe de Groupama Asset Management. Pese a estos dos factores de riesgo al alza, Morel apunta que el balance de riesgos se neutraliza después de la revisión al alza del crecimiento para 2017.

“La recuperación económica ha contado con el apoyo de los bancos centrales y sus políticas monetarias expansivas, que ha ayudado al fortalecimiento de los mercados, pero esto no ha sucedido con el mercado de trabajo en ningún país”, comenta Morel. Las dos tendencias estructurales en la evolución de los salarios para Groupama son la reducción del peso de los salarios en el reparto de valor añadido desde hace 15 años y la poca flexibilidad de los salarios a las evoluciones del mercado laboral, sin dejar de lado la curva de Phillips ya que el ciclo todavía no está lo suficientemente avanzado.

La curva de Phillips es una representación gráfica que muestra la relación entre desempleo e inflación, a mayor desempleo menor inflación, mientras que la bajada de la tasa de paro viene acompañada de subidas de precios por la mayor capacidad de compra que tienen los trabajadores.

La reactivación del mercado laboral ha sido impulsada en la mayoría de países por el empleo a tiempo parcial, que es uno de los motivos que frenan la apreciación de los salarios. Otro de los aspectos que ven los expertos de Groupama son la caída de sindicalización, que es sinónimo de negociaciones más individuales que colectivas y de empleos individuales, es decir, el aumento del número de autónomos .

Con un mensaje en línea con el consenso de los analistas, Groupama ve un escenario de crecimiento en el horizonte hasta 2019. Según estiman los expertos de la gestora, el ciclo coyuntural continúa ya que todavía hay un retraso en la reconstitución de inventarios e inversión, mientras que los desequilibrios externos están contenidos a nivel global. Aunque Estados Unidos presenta déficits por cuenta corriente, el superávit chino sigue siendo constante.

El reequilibrio de la economía mundial pasa por una bajada del excedente corriente chino en beneficio de EEUU, así como una transferencia desde Alemania a otros países europeos como Francia, Italia o España. En ausencia de este reajuste, en última instancia existen riesgos de recurrir al proteccionismo o ajustes vía divisas, según la visión de la gestora de fondos.

Grouopama AM indica, además, que los países avanzan en sus reformas estructurales y las políticas económicas están, en general, bien articuladas por lo que ahora el riesgo de crisis financiera es ahora menor.  

Sin embargo, el proceso de negociación del Brexit entre la Unión Europea y el Reino Unido tiene un impacto palpable en el entorno económico con sorpresas negativas en los indicadores coyunturales -consumo en particular- y en los indicadores estructurales -demanda externa y finanzas-. De hecho, el índice británico, el FTSE 100, es el que menos se revaloriza en el año en Europa con una subida del 4,3% y la libra se deprecia un 4,65% respecto al euro.

Morel también apunta que el Brexit está generando una desaceleración de los precios del sector inmobiliario, que modera el efecto riqueza y las inversiones también se están viendo amenazadas, algo como lo que ha sucedido en Cataluña. La tensión política que se vive a cuenta del ‘procés’ ha provocado ya el cambio de sede fiscal de 1.000 empresas y cerca de 2.800 han cambiado de sede social, además los pedidos industriales se han frenado o las inversiones inmobiliarias.