Wall Street vuelve a instalarse en el rojo en la apertura de este miércoles, dejando atrás las fuerte subidas de ayer. El difícil entorno económico vuelve a pesar en el ánimo de los inversores, que están viendo como la elevada inflación está teniendo un impacto considerable en sectores como el minorista. Si ayer era Walmart el que registraba fuertes caídas tras decepcionar con sus cuentas, hoy el turno es para Target, que se desploma más de un 20%.