El mercado norteamericano ha empezado la jornada cotizando en negativo, después de que el pasado viernes volviese a cosechar nuevos máximos históricos.
Después de las ganancias registradas en la bolsa estadounidense, los inversores están esperando algún tipo de  catalizador más para seguir apostando por las compras. El mal de alturas siempre es uno de los factores más temidos y siempre existe la incertidumbre de hasta qué punto puede llegar a tocar el S&P 500 y el Dow Jones. Ya hay muchos que empiezan a pensar que el último dólar se lo lleve otro, aunque la mayoría de los analistas apuestan por más subidas. (Ver: Los bonos emergentes reciben el mayor flujo de dinero en una década)

La pasada semana las subidas volvieron a ser la tónica predominante y ahora parece que el mal de alturas es lo que está provocando la prudencia generalizada. Además, esas revalorizaciones tuvieron su respald con una caída de la volatilidad que se ha quedado en mínimos desde febrero de 2007. De esta manera, los principales índices acumularon seis días de récords en 7 jornadas que permitieron que el S&P 500 acabara la semana con la mayor subida en 7 sesiones. 
(Ver: Jim Cramer: La acción que comprar sí o sí)

De esta manera, el S&P 500 arranca con caídas del 0,06%, el Dow Jones empieza con un descenso del 0,03%, mientras que el Nasdaq cede el 0,01% al inicio.  (Ver: Subida libre pendiente del dato de empleo)

Todo ello se produce cuando no será hasta mañana el momento en el que conoceremos los primeros datos macroeconómicos de la semana. En concreto, sabremos el informe sobre los inventarios mayoristas de Estados Unidos.

Aunque, efectivamente, aún sigue en los corros de opinión de los analistas el el dato del empleo de mayo. La creación de 217.000 puestos de trabajo, por encima de la previsión del consenso, sigue tomándose como un factor positivos para los mercados. (Ver: ¿Están sobrecompradas las bolsas del mundo?)

Por tanto, el hecho de que la tasa de paro se mantuviera en el 6,3% y que la tasa de actividad se mantuviera sin cambios en niveles del 62,8%, es un punto que no parece que los expertos vean con malos ojos. (Ver: La bola de cristal en Hollywood para las cotizadas en bolsa)

Desde el punto de vista empresarial, Tyson Foods cae más de un 2%. La compañía de alimentos superó la oferta de Pilgrim Pride para adquirir Hillshire. Se espera que Tyson a pague 63 dólares por acción en efectivo , según informó el New York Times. 

 La rentabilidad de los bonos a 10 años se encuentra en 2,5970%. El EURUSD se cambia en 1,3622 dólares. Mientras que el brent está en 109,17 dólares el barril. Por último, el oro cotiza en 1.256 dólares.  

Conozca cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí