La incertidumbre griega ha hecho mella en el gráfico de todos los grandes índices europeos, eso sí, ha funcionado como juez para igualarlos a todos, pues curiosamente han caído al unísono hasta apoyarse en niveles de corrección proporcional del 50% de Fibonacci. Ahora, ¿qué niveles deberíamos vigilar?

IBEX 35
Desde que el selectivo español alcanzara máximos anuales en abril ha caído un 8%. Además, en el corto plazo acumula hasta cinco sesiones consecutivas de retroceso en las que se ha dejado un 3,5%. Esta caída acumulada ha llevado a su RSI a niveles de sobreventa que no se veían desde los mínimos de diciembre de 2014. Es por ello que se podría confiar en que el Ibex 35 experimente un movimiento de rebote. Además, el precio ayer se frenó en la zona de soporte que coincide con el 50% de Fibonacci, los 10.750 puntos. Este nivel se configura como clave para el corto y medio plazo. Si lo salva, el siguiente objetivo será la reconquista de los 11.000 enteros.

En cambio, si el Ibex perfora los 10.750 puntos podría seguir cayendo hasta los 10.500 puntos, zona de 61,8% de Fibonacci.

ibex 35



DAX
Alemania es el país que más se juega en Grecia, debido a que es el mayor acreedor del país heleno. Es por ello que también los inversores han propinado al Dax un castigo superior al de otros índices, pues desde que marcara máximos anuales e históricos en 12.374 puntos ha perdido ya más de un 11,5%.

Ahora bien, el Dax también había sido el selectivo europeo más alcista en el primer trimestre, por lo que la caída actual le ha llevado, como al resto, a la zona de soporte del 50% de Fibonacci 10.750 puntos. Si perfora este nivel, podría seguir descendiendo hasta los 10.500 puntos, aunque el RSI invita al rebote. Ahora bien, el Dax no podrá cantar victoria hasta que no supere la zona de 11.400 puntos y, con ello, rompa la directriz bajista que ha dibujado en los últimos dos meses.

dax



FTSE-MIB
El índice italiano se corona como el mejor del año. Ha desbancado el DAX alemán y al CAC francés sumando, a estas alturas, una revalorización del 19%. Esta subida es envidiable para otros índices que no alcanzan ni la mitad de recorrido, como el Ibex, el FTSE-100 ó el EuroStoxx.

Además, en la foto técnica el FTSE-MIB también sale mucho más favorecido, pues la caída experimentada en las últimas semanas apenas le ha llevado a perforar la zona de retroceso de Fibonacci del 23,6%. Ayer cerró por debajo, lo que le pone en el disparadero para seguir cayendo hacia los 21.750 (objetivo coincidente con el 38,2% de Fibonacci). En cambio, si logra rebotar y vuelve a ubicarse por encima de los 22.650 puntos, el FTSE-MIB se colocará a un paso de sus máximos anuales en 24.030 puntos.

ftse mib



CAC-40
El índice francés ha sido el segundo que mejor ha aguantado el chaparrón bajista pues, mientras que la mayoría índices han caído hasta la zona de 50% de Fibonacci, el CAC se sitúa actualmente en el 38,2% de retroceso del movimiento que experimentó entre los mínimos y los máximos de este año.

A corto plazo tenemos que permanecer expectantes al desenlace del CAC sobre los 4.800 puntos. Si quiebra este nivel pasará a igualarse con el resto de índices europeos y caerá hasta los 4.700 puntos (50% de Fibonacci). Eso, si no lo evita antes un rebote general del mercado porque, si es así, al CAC no le costará mucho esfuerzo alcanzar su siguiente resistencia, en los 5.000 enteros.

cac 40



EUROSTOXX 50
Evidentemente el índice compendio alemán no podía escapar a la tendencia bajista que sacude a los índices que lo componen. Por ello, su aspecto técnico es igual al del Dax o el Ibex 35. Así, el EuroStoxx 50 está descansando sobre la zona de soporte del 50% de Fibonacci, es decir, sobre los 3.420 puntos. Ahora, si la tendencia bajista acucia al índice, podría caer hasta los 3.325 puntos.

En cambio, si un posible rebote contagia a los índices europeos, deberíamos ver al EuroStoxx 50 por encima de 3.650 puntos para que supere la tendencia bajista que le arrastra desde abril.

eurostoxx 50



FTSE-100
Como advierte Varoufakis, el problema griego de deuda no se circunscribe sólo al país, ni siquiera se limita a la eurozona, sino que traspasa las fronteras marcadas por las divisas. Muestra de ello es el desempeño que ha tenido el índice londinense FTSE-100. Desde que marcara sus máximos anuales en 7.103 puntos en abril ha perdido un 5%.

Además, la situación técnica del FTSE-100 es igual que la de otros índices de la eurozona, pues actualmente el precio descansa sobre el soporte marcado por el 50% de retroceso de Fibonacci de todo el movimiento desde los mínimos a los máximos del año. Si ahora el FTSE-100 perforara los 6.735 puntos podría caer hasta los 6.650. Sin embargo, el rebote se está fraguando después de cuatro sesiones de caídas consecutivas que han llevado al RSI a niveles de sobreventa. Además, la zona en la que se paró ayer también sirvió de soporte a finales de 2014. Por tanto, si el índice inglés rebotara en soporte, sería clave que superara posteriormente los 7.000 puntos para pensar de nuevo en los máximos históricos.

ftse 100