Jueves 21 de diciembre. El calendario lleva marcado en rojo desde hace semanas. Hoy se celebran las elecciones de Cataluña, posiblemente uno de los eventos más importantes en la bolsa española en el año y que puede terminar o reabrir la incertidumbre política en la que lleva instalada la renta fija nacional desde el último tramo del año.

En el trimestre la diferencia de rentabilidad entre el Ibex 35 y el Dax 30 alemán ha llegado a ser del 10%, mientras que en diciembre se ha ido reduciendo hasta el 7%, según señala el analista independiente y profesor de fundamentos de finanzas en Icade Ramón Bermejo.

Las encuestas apuntan un escenario de difícil gobernabilidad, en el que la mayoría absoluta dependería de lo que hiciese En Comú Podem, la marca de Podemos en Cataluña que cuenta con el respaldo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que podría decantar la balanza para el bloque constitucionalista de Ciudadanos, PSC y PP o los partidos independentistas de ERC, Junts per Catalunya y la CUP.

Pese a perfilarse como la más votada, la independentista ERC disputará el primer puesto a Ciudadanos, formación que ha ganado terreno en los sondeos con su defensa de una Cataluña integrada en España y a la que podría beneficiar una histórica participación que se espera por encima del 80% del electorado.

 

 

El escenario en el mercado se ha ido relajando gracias a esas encuentas y la prima de riesgo se ha ido suavizando en plena campaña electoral hasta los 107 puntos básicos con una reducción del 2,27% durante la sesión de este miércoles.

Pese a esto, la tensión política ha dejado un panorama desolador a nivel empresarial con el cambio de sede social de 3.004 empresas catalanas hacia otras comunidades desde el 2 de octubre, según datos del Colegio de Registradores Mercantiles de España. Cerca de un millar, además, han cambiado también su sede fiscal según la Agencia Tributaria.

La inversión productiva extranjera se ha desplomado un 75% en Cataluña, mientras que la inversión en oficinas y logística se ha frenado un 15%. El turismo también ha notado el ‘procés’ con la caída del 4,7% respecto a la llegada de visitantes internacionales en el mes de octubre, según los datos de Frontur, dependiente del Ministerio de Turismo.

Por lo que respecta a la bolsa, las caídas de los días cercanos a la celebración del referéndum del 1 de octubre de las empresas catalanas han dado paso a una revalorización media de las seis compañías que cambiaron su sede del 6,25%.

Banco Sabadell llegó a caer un 5,69% el 4 de octubre, mientras que el 5 octubre decidió cambiar su oficina central a Alicante. Un cambio que el mercado celebró con una subida del 6,16% y hasta el cierre de este miércoles se apunta una subida del 7,17%. La entidad que preside Josep Oliu se revaloriza en el acumulado del año un 30% y se sitúa como el sexto valor que más aumenta su valor bursátil en 2017.

Su principal competidor en Cataluña, CaixaBank es la única compañía que ha sufrido caídas tras tomar cambiar su sede desde Barcelona hasta Valencia el pasado 6 de octubre. Las acciones del banco que dirige Jordi Gual sufren una corrección del 3,31% desde aquel día, aunque en 2017 se anota un ascenso del 27,42%.

Cellnex Telecom también decidió cambiar su sede de Barcelona por el madrileño Paseo de la Castellana. La operadora de infraestructuras de telecomunicaciones es una auténtica locomotora en el parqué, con una subida en el año del 58%, lo que la convierte en la empresa del Ibex 35 que más sube en este ejercicio. La compañía que dirige Francisco Reynés se apunta una subida del 13,52% desde el 9 de octubre cuando decidió cambiar su sede hasta Madrid.

Gas Natural Sdg, por su parte, también se anota una subida del 7,42% desde el 6 de octubre cuando tomó el puente aéreo entre la ciudad condal y la capital de España. La gasística consigue una subida en el Ibex del 7,5% durante este año. Inmobiliaria

 

 

Colonialdedicada a la explotación de alquileres de oficinas en zonas ‘prime’ de Barcelona, Madrid y París, también ha subido un 5,77% desde que dejó la Diagonal por la Castellana el 9 de octubre. Simbólico, además, este traslado puesto que su presidente Juan José Brugera es al tiempo el presidente del Círculo de Economía, uno de los foros más influyentes de los empresarios catalanes.

Abertis se revaloriza un 6,95% desde el 9 de octubre cuando cambió su oficina central también entre las dos grandes ciudades españolas. Sin embargo, el caso de la concesionaria de autopistas es algo diferente, ya que se encuentra en medio de dos grandes ofertas para hacerse con el control de sus acciones por parte de la constructora ACS y la concesionaria italiana Atlantia. La compañía que dirige Salvador Alemany tiene un negocio muy defensivo y con amplia exposición internacional fuera de las autopistas catalanas.

La única compañíadel Ibex 35 que ha permanecido en Cataluña es Grifols, que consigue una revalorización desde la sesión del 2 de octubre del 1%. Su presidenteVíctor Grifols se le ha vinculado al entorno independentista y cercano a la figura de Artur Mas, aunque la compañía tiene su gran negocio en Estados Unidos de donde provienen el 60% de sus ingresos y cuenta con oficinas también en Irlanda.