La hipoteca inversa podría ser una buena alternativa para las personas que no están dispuestas a vender su vivienda a un precio demasiado bajo por la actual coyuntura, según Optima Mayores. La primera consultora especializada en el asesoramiento financiero para el colectivo de mayores indicó hoy, en un comunicado, que la hipoteca inversa es un producto financiero que brinda la posibilidad a las personas mayores de 65 años de obtener recursos económicos que complementen sus "exiguas" pensiones de jubilación.
"El ahorro estaba hasta ahora inmovilizado en la vivienda", según Angel Rodríguez-Carreño, consejero delegado de Optima mayores, pero la hipoteca inversa "resulta ser el vehículo idóneo para obtener liquidez a partir de sus viviendas sin renunciar por ello al uso, ni mucho menos, a la propiedad de su casa". Según él, gracias a la hipoteca inversa, muchos mayores españoles están hoy afrontando esta etapa de su vida con los recursos económicos necesarios para vivir con la dignidad de la que carecían antes de que se comercializaran estos productos en España. Gracias a la hipoteca inversa (que permite obtener un capital, además de una renta mensual garantizada de por vida) pueden aguardar a que pase la crisis inmobiliaria, vender la vivienda a un precio que consideren adecuado y deshacer la hipoteca inversa en cualquier momento o mantenerla con carácter vitalicio. La Ley de Regulación del Mercado Hipotecario de 7 de diciembre de 2007 exime al contratante del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados y reduce notablemente los aranceles notariales y registrales a la hora de suscribir este tipo de hipoteca, hecho que convierte a este préstamo en el más atractivo del mercado en lo que a "gastos" se refiere, según Optima Mayores. En cuanto al coste real de la operación, Rodríguez-Carreño considera que "el tipo de interés que cobra la entidad financiera por prestar dinero suele estar en torno al 6%, importe que no se puede considerar descabellado si se tiene en cuenta el componente de incertidumbre respecto del plazo de recobro de la deuda que este tipo de préstamo supone para la entidad financiera". Posiblemente la crítica más fundamentada que se le imputa a la hipoteca inversa pueda ser la de la dificultad para entender el producto y, en consecuencia, la poca seguridad que puede infundir a la persona que lo contrata, según la fuente.