Iberdrola Renovables ha recibido suficientes peticiones de inversores institucionales extranjeros para cubrir la oferta reservada a este tramo de casi 500 millones de acciones, el 65% de la OPS. No obstante, muchas de esas órdenes estarían limitadas a la parte baja de la banda de precios, que oscila entre los 5,3 y los 7 euros por acción, según fuentes del mercado. El próximo martes concluye el plazo para que los inversores institucionales presenten sus peticiones.
En la mayor colocación bursátil en la historia de España y una de las más grandes del año en el mundo, la empresa ya dijo la semana pasada que la demanda en España superaba en más de tres veces la oferta. Pese a tener cubierta la operación, no pocos analistas consideran que la empresa y los coordinadores globales de la oferta finalmente optarán por fijar un precio inferior al máximo para garantizar el recorrido bursátil de la acción. El precio máximo supone valorar a la filial "verde" de Iberdrola en 29.568 millones de euros, una capitalización que la colocaría como la séptima mayor compañía del mercado español. En el hipotético caso de que se aplicase el precio máximo anunciado el lunes, Iberdrola Renovables ingresaría 5.914 millones de euros que se destinarían a amortizar su deuda para afrontar las fuertes inversiones previstas en los próximos años. El grupo, que el próximo 13 de diciembre se estrenará en bolsa, fijará el 11 de diciembre el precio definitivo de la oferta.