En el segundo semestre del año, el mercado español deberá hacer frente a determinadas incertidumbres externas, como la guerra comercial o la desaceleración del crecimiento económico de la Eurozona, e internas, como las posibles políticas que puede desarrollar el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez.

Para capear el posible temporal, los analistas proponen diversificar por sectores y evitar estar excesivamente expuestos. Entre los valores patrios preferidos para fin de año destacan Iberdrola, ACS, Bankinter, IAG o Inditex, entre otros.

En lo que va de 2018, el Ibex 35 pierde casi un 3%, hasta situarse en torno a los 9.700 puntos. El selectivo español ha tenido que hacer frente durante este periodo a la inestabilidad política en Italia, al incremento del proteccionismo por parte de EEUU, a cierta ralentización de la economía europea o a las políticas de los bancos centrales. Factores, la mayoría de ellos, que seguirán presentes de aquí a final de año.

A pesar de la incertidumbre que se presenta en el horizonte del selectivo español de cara a los próximos seis meses, hay en el mercado nacional algunas compañías interesantes para tener en cartera. Los analistas coinciden en señalar como tales a Iberdrola, ACS, Bankinter, IAG o Inditex, entre otros. En el caso de la firma de moda, el analista de XTB, Sergio Puente, subraya que es “uno de los valores con mayor proyección en los próximos meses, después de haber estado sufriendo un importante castigo”.

 

 

Otros de los grandes valores del selectivo español que ha sufrido descensos, aumentando el atractivo para entrar en ella es Telefónica. La subdirectora de renta variable de Atl Capital, Susana Felpeto, explica sobre la teleco que “aunque ha tenido muy mal comportamiento, a estos niveles actuales no nos parece una mala opción entrar, esperando que en algún momento venda algún negocio para reducir el nivel de deuda que tiene”.

Sin embargo, la mayoría de expertos desaconseja aprovechar las caídas de DIA, la compañía más castigada del Ibex 35 en lo que va de año, al caer más de un 46%. “DIA tiene una alta exposición a Argentina y Brasil, por lo que entrar en él en estos momentos nos parece arriesgado, a pesar del castigo recibido. Mejor esperar a que se normalice la situación en estos países y, especialmente, que se estabilice la divisa, antes de entrar” advierte Paula Sampedro, CFA de Link Securities.

Por el contrario, sí ven recorrido en Repsol, la mejor compañía del selectivo español en el primer semestre del año al subir un 15%. Los niveles actuales de los precios del petróleo, en torno a los 75 dólares, le permiten generar una gran cantidad de caja libre, lo que asegura el pago de atractivos dividendos. De hecho, el reciente plan estratégico presentado por la petrolera contempla un crecimiento del dividendo de dos dígitos para los próximos años, además de incluir la mejora de la eficiencia y la diversificación hacia fuentes de generación de bajas emisiones.

Los inversores deben ser conservadores

De cara al segundo semestre de 2018, los analistas subrayan que los inversores deben ser bastante conservadores, dado el complejo escenario al que se enfrentan los mercados, incluido el español, con la posible guerra comercial entre EEUU y China y la ralentización del crecimiento económico de la eurozona como principales factores de riesgo. Es por ello que estos expertos recomiendan diseñar una cartera equilibrada, en la que incluyan tanto valores de corte defensivo como cíclicos.

 

Iberdrola es uno de los valores destacados por los analistas.

 

Si en el segundo semestre la bolsa española deberá hacer frente a las incertidumbres internacionales que afecten al conjunto de los mercados, también deberá encarar las dudas que se plantean en el ámbito doméstico, con el impacto que el nuevo Gobierno puede tener en la economía y, por lo tanto, en la Bolsa.

Sin embargo, parece que la debilidad del Ejecutivo, que solo cuenta con 84 escaños en el Congreso, no le permitirá desarrollar demasiadas normas que favorezcan a algunos valores o lastren a otros. Las compañías más afectadas serían las que cuentan con el Estado como, su principal accionista, como es el caso de Aena, Bankia o Indra. Pero son las medidas que el PSOE puede tomar sobre dos sectores, el bancario y el eléctrico, las que más expectativas crean. Para los bancos, el riesgo es que el Gobierno decida implantar el impuesto a las transacciones bancarias que ya ha mencionado alguna vez; mientras que para las eléctricas el peligro está en la propuesta de cerrar las centrales nucleares, además de en la negociación de la tarifa prevista para 2019.

Precisamente uno de los sectores que podría salir más beneficiado de las políticas socialistas es el de las energías renovables. Dos protagonistas llenan la actualidad bursátil protagonizando titulares con revalorizaciones de tres dígitos. Más concretamente del 252% en el caso de Solariay del 299% en el de Audax. A pesar de que en Link Securities consideran que el sector de las renovables en general, y del solar en particular, va a tener un fuerte desarrollo en los próximos años, creen que las recientes subidas de estos dos valores tienen un elevado componente especulativo y escasa base fundamental, por lo que ven arriesgado entrar a los precios actuales.

La banca mediana mejor que los grandes

Por su parte, los bancos españoles, además de enfrentarse a una posible tasa a las transacciones bancarias, tienen que afrontar el retraso en la subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE), ahora ya hasta después del próximo verano. Sampedro afirma que esta situación “unida a la ralentización que está registrando la economía europea en su conjunto, está penalizando la cotización de estas entidades”. Si las acciones de los bancos están penalizadas, ¿son una buena opción de inversión? Quizá no lo sean tanto, al menos en opinión de Antonio Aspas, socio de Buy&Hold, quien plantea la duda sobre su posibilidad de crecimiento más allá del recorte de gatos, a pesar de cotizar a unos múltiplos bajos. Banca mediana y, en concreto, Bankinter y Unicaja, son las apuestas mayoritarias.

Sobre las grandes entidades, Felpeto explica que en Atl Capital están más positivos en Banco Santander que en BBVA, “porque su mix de negocio está más equilibrado entre lo que generan los países emergentes y los desarrollados”. En el caso del banco presidido por Francisco González, casi dos terceras partes de su negocio proceden de dichos países, incluidos México y Turquía, donde la situación no es demasiado estable. “Estamos positivos en el mercado y, sin duda, sin una subida del sector no se ven subidas en los índices”, subraya la analista.

En cuento a las operaciones corporativas dentro del sector, los expertos consideran que se va a realizar alguna adquisición, pero no creen que se produzcan a corto plazo. Los favoritos para ser comprados son Liberbank y Unicaja.

Analizando otras áreas del mercado español, también coinciden en apuntar a ACS como su principal apuesta en infraestructuras, un sector que se enfrenta a un escenario muy favorable gracias a los planes de inversión que se manejan en EEUU y Europa. En cuanto a las compañías turísticas, los expertos hacen hincapié en que tienen descontada la buena marcha del sector este año, por lo que la entrada del verano no debería incidir en su cotización. La atención se centra en el proceso de fusiones que se está viviendo, más concretamente en la OPA de Minor por NH.

Este artículo se publicó en su totalidad en la revista de Estrategias de Inversión del mes de julio