La cadena de supermercados DIA vive momentos de agonía en el Ibex 35. Cotiza en los 2,14 euros por acción, su nivel más bajo desde agosto de 2011 cuando tocó sus mínimos históricos en los 1,97 euros. Es decir, que su soporte más cercano representa un objetivo bajista del 8% según el análisis técnico.

Más allá de lo que apunta el gráfico sobre las acciones de DIA, la compañía que dirige Ricardo Currás se desploma en 2018 un 46% acechada por los fondos bajistas desde septiembre de 2015, cuando los ‘hedge funds’ irrumpieron en su capital con más del 10% de las acciones de la compañía. En la actualidad, es el valor del Ibex 35 con un mayor porcentaje de posiciones cortas o bajistas en su accionariado, ya que controlan el 16,8% de sus acciones, según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

 

Una empleada de DIA colocando conservas en un supermercado.

 

Los fondos bajistas son aquellos que se ven beneficiados de las correcciones de una compañía en bolsa. Las posiciones cortas toman prestadas acciones de inversores de la compañía, con la idea de que el precio va a bajar y así comprar en un futuro las acciones a un nivel más bajo o devolver a su legítimo dueño los activos. Los bajistas ganan la diferencia entre el precio al que venden los activos y el precio que se pagó para comprarlos.

El fondo que más presiona a DIA es el estadounidense Darsana Capital Partners con el 1,92% del capital, seguido de Citadel Europe con un 1,3% de las acciones y Capital Fund Management con el 1,2%.

El peso argentino cae a plomo

Las firmas de análisis también han ido revisando a la baja sus perspectivas sobre la cadena de supermercados, aunque el consenso sigue viendo recorrido alcista a sus acciones y le otorga un potencial de revalorización próximo al 65% con un precio objetivo de 3,56 euros por acción, según recoge Reuters.

DIA aguanta aún la recomendación de ‘mantener’ del consenso de los analistas, ya que doce firmas de análisis aconsejan esta estrategia con sus acciones, ocho apuestan por vender y cinco son partidarios de comprar.

No es el caso de las tres últimas recomendaciones que ha recibido DIA. Los analistas de HSBC redujeron el precio objetivo sobre sus títulos un 22% desde los 2,7 euros hasta los 3,5 euros por acción el pasado 28 de junio. El viernes el banco británico Barclays redujo un 26% su valoración, hasta los 2,70 euros por acción y Jefferies un 29%, hasta los 2,75 euros por acción.

Los expertos de Barclays alertan de la debilidad de las ventas de DIA, la presión a la baja de los márgenes y el efecto de las divisas emergentes en las cuentas de la distribuidora de alimentación. Barclays estima que el próximo jueves 26 la compañía dará a conocer una reducción de su ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) del 14% en el primer semestre, mientras que Jefferies ve caída del ebitda en el segundo trimestre del 21%.

 

 

En el primer trimestre del año DIA sufrió un desplome de sus beneficios del 74%, hasta los 4,4 millones de euros y una bajada de sus ingresos del 10,4%, hasta los 1.877,6 millones de euros debido a la reducción de su cuota de negocio, el efecto divisa y la inversión en la renovación de sus tiendas. Currás explicó que el sector de la distribución vive una “pérdida de rentabilidad generalizada”.

La cadena de supermercados reconoció en sus cuentas del primer trimestre que el peso argentino tuvo un impacto negativo del 37,5% en las ventas obtenidas en Argentina. Sus ingresos en el país latinoamericano pasaron en el primer trimestre de 429,5 millones de euros a 363,7 millones de euros, lo que supone un retroceso del 15,3% menos. El negocio argentino de DIA le reporta el 16% de todas sus ventas. En lo que va de año el euro se aprecia más de un 42% frente a la divisa argentina.

La compañía que dirige Currás explicó que “los mercados emergentes continúan con crecimiento en ventas y en ebitda ajustado a pesar del efecto negativo de la deflación en alimentación en Brasil”. Los ingresos de DIA también se redujeron un 19,8% en Brasil en parte también afectados por la depreciación del real frente al euro, que estima la compañía en un 15,5%.

La cuota de mercado de DIA flojea

Según los datos que recoge la consultora Kantar, DIA es la tercera compañía española del sector de la distribución por detrás de Mercadona (24,5%) y Carrefour (8,6%). Sin embargo, mientras que la cuota de mercado de la valenciana y del grupo francés aumentó en los últimos meses la de DIA se ha ido empequeñeciendo hasta el 7,5% a cierre de febrero. Para ‘consuelo’ de los directivos de DIA, Eroski y Auchan, matriz de Alcampo, también flojean en cuota de mercado.

 

 

Los rumores apuntan que el nuevo propietario de la distribuidora Mikhail Fridman, que controla el fondo LetterOne, con el 25% de las acciones de DIA, podría estar planteándose una OPA. De momento, el magnate ruso ya ha sentado en el consejo de administración de la distribuidora a dos de sus colaboradores Stephan DuCharme y Karl Heinz Holland, que tienen amplia experiencia en el sector de la alimentación.

DuCharme ocupó el cargo de consejero delegado de los supermercados rusos X5 entre 2012 y 2016, mientras que Holland desempeñó numerosos cargos directivos en Lidl entre 2003 y 2014, según consta en la propia web de la compañía.