El Ibex35 vuelve a las andadas y los inversores optan por recoger beneficios.Mira hacia otra parte e ignora los avances que, poco a poco, comienzan a imponerse en el resto de Europa. En todo caso, el selectivo modera ligeramente las pérdidas con las que abría la sesión y cede un 0,40% hasta los 11.847 puntos a media sesión. Todos los blue chips cotizan en negativo, salvo Repsol YPF(+0,78%), mientras que constructoras –especialmente FCC(-3,09%) – y energéticas ocupan la parte más baja de la tabla. Tras la euforia llega la resaca y Unión Fenosa, que en apenas tres días logró recuperar lo perdido en cerca de cinco meses, cae un 3,8%. En el resto de Europa las órdenes compradoras y se imponen, mientras que el euro cotiza en los 1,5882 dólares y el futuro del West Texas con vencimiento en agosto se sitúa en los 130,71 dólares.
Los inversores optan por la prudencia y prefieren recoger los beneficios logrados durante la última semana en una jornada con escasas referencias empresariales a este lado del Atlántico y con la atención puesta en EEUU, donde conoceremos el índice de indicadores de junio y las cuentas de gigantes de la talla de Bank of America, que nos darán una pista sobre la marcha de la economía estadounidense. Los movimientos accionariales en el sector energético continúan centrando el interés de los accionistas, especialmente después de que ACS haya comunicado que espera cerrar la venta de su participación en Unión Fenosa –controla cerca del 45%- para incrementar su presencia en Iberdrola el próximo mes de septiembre. Una previsión que esta vez no logra tirar de ambos títulos. Así Unión Fenosa cede más de un 3,8%, después de que las intenciones de la compañía presidida por ACS llevaran a la firma a recuperar en apenas tres días todo lo perdido en cinco meses. Iberdrola cace un 1,38 %, mientras que ACS se deja un 2,2%. En todo caso, las caídas se moderan ligeramente a media sesión y el Ibex35 cae un 0,40% hasta los 11.847 puntos. Gráfico Ibex35