El grupo constructor ACS dijo este lunes que pondrá en marcha esta semana el proceso de venta de su participación del 45% en Unión Fenosa con el objetivo de cerrar la transacción en la primera mitad de septiembre, según fuentes próximas a la operación. La constructora reconoció el viernes que está negociando con potenciales interesados la venta de su participación en Fenosa. Esta jornada su publica que la constructora espera lograr unos 8.000 millones de euros por su participación y que el comité de dirección de ACS tiene previsto reunirse hoy para iniciar formalmente el proceso de subasta a la que están invitadas varias eléctricas extranjeras, incluyendo EDF, las alemanas RWE, E.ON y Suez además del ex monopolista español Gas Natural.
Con el movimiento, ACS podría reducir su deuda, de 11.700 millones si se descuenta el pasivo de Unión Fenosa. La venta de la eléctrica le permitiría ingresar unos 6.300 millones, mientras que el aumento de su participación hasta el 20% de Iberdrola podría costarle unos 4.000 millones. Los analistas de Cheuvreux son los que ven más lógica estratégica en el movimiento. A su juicio, se trataría de una operación "buena" para la constructora, que debe adoptar una decisión al respecto "pronto" y que, una vez fortalecida en Iberdrola, podrá aspirar a un asiento en el consejo de administración de la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán. Más aún, esta entidad piensa que la solución sería también buena para Iberdrola, que se haría con una sólida estructura de capital, y para Unión Fenosa, que podría verse beneficiada de una OPA con prima por el 100% de su capital, ya que el comprador del 45,3% estará obligado a realizar esta operación. Posibles compradores Entre los posibles compradores de la participación de ACS suena con fuerza el nombre de EDF, pero también se citan otras compañías como E.ON, RWE, Gas Natural o incluso Suez. Para JPMorgan, EDF es la compañía mejor posicionada para adquirir una participación de control en Unión Fenosa. No obstante, este banco de negocios se muestra "escéptico" ante la posibilidad de que ACS invierta la totalidad de los ingresos de la venta en Iberdrola, ya que la constructora está sometida a una creciente "presión" para reducir su deuda en al menos 3.500 millones. Si se decide a fortalecerse en Iberdrola, indica la entidad, sólo dedicará una tercera parte de los ingresos de la venta a este propósito. En concreto, los analistas de JPMorgan calculan que como mucho la constructora adquirirá un 5% adicional en Iberdrola por unos 2.300 millones. Para el banco de negocios, la entrada de EDF en Unión Fenosa tranquilizará a Iberdrola, que dejará de estar amenazada por el "depredador potencial" francés. Al mismo tiempo, ACS pasará de "vendedor forzado" de acciones de Iberdrola a "constructor de participación". En otro informe, UBS muestra sus dudas acerca de los planes de consolidación de ACS en Iberdrola. La entidad suiza se pregunta por qué la constructora, en caso de estar interesada en aumentar la participación en Iberdrola, hizo ayer pública esta intención, que sirvió para elevar el precio de la acción de la eléctrica y, con ello, complicó sus propios planes. Por su parte, los analistas de Citi ven poco probable la posibilidad de que ACS venda su participación en Unión Fenosa y renuncie al control de esta compañía para reforzar su posición en Iberdrola.