Dudas en las Bolsas europeas ante la reunión de la Fed, mientras el Ibex, bajo los 10.900 puntos, ‘digiere’ los resultados de Inditex. El euro, por su parte, aguarda el incremento de tipos esperado en Estados Unidos al alza en los 1,12 dólares. Mientras, el crudo vuelve a corregir con el barril de Brent al filo de los 48 dólares.

El Ibex abre la sesión con caídas del 0,19%, hasta los 10.861 puntos, pendiente de Inditex que lidera los descensos con pérdidas superiores al punto porcentual. La compañía ha cerrado su primer trimestre fiscal con un beneficio de 654 millones de euros, un 18% más. Cumple con las expectativas del mercado, mientras sus ventas ascienden un 14%, hasta situarse en los 5.569 millones. En el arranque del segundo trimestre, el repunte de éstas está siendo del 12%.

Desde Link Securities señalan: “No es la primera vez que la compañía bate estimaciones y a los inversores no les parece suficiente. Lo cierto es que el grupo sigue creciendo a un ritmo elevado, manteniendo unos márgenes atractivos, lo que hace de la compañía una 'rara avis' en un sector, el de distribución minorista, cada vez más amenazado por las ventas online”.

Con permiso de la textil, Repsol y Mediaset España son los valores que más caen del selectivo español; mientras que ArcelorMittal y Amadeus lideran los ascensos.

Vea también: "Dentro del Ibex me gustan ACS, Amadeus, Bankia, Bankinter, Meliá e Inditex"

Dudas también en el resto de Bolsas europeas, a pesar de los nuevos máximos marcados por el S&P 500 en Wall Street ("las tensiones en el Nasdaq van perdiendo intensidad" destaca CaraxAlphavalue) y con la vista puesta en la decisión de tipos de interés de la Reserva Federal (Fed), que este miércoles finaliza su reunión de dos días.

Se espera que la autoridad monetaria de Estados Unidos incremente el precio del dinero en 25 puntos básicos, hasta el rango comprendido entre el 1% y el 1,25%. Asimismo, el banco central ofrecerá sus previsiones macro, y su presidenta, Janet Yellen, comparecerá ante la prensa. Sus palabras y el lenguaje de su comunicado serán revisado con lupa en busca de pistas sobre futuros movimientos en este sentido y sobre qué va a pasar con su balance (4,5 billones de dólares).

Y es que, a vueltas con la relativa debilidad mostrada por la economía norteamericana en el arranque del año y con las turbulencias políticas en torno a Donald Trump, se han reducido las expectativas de una tercera subida de tipos. El mercado, de hecho, asigna una probabilidad del 50% a otro incremento y otro en 2018, para situar los tipos en 1,75% a finales del próximo ejercicio.

Vea también: La Fed se arriesga y apuesta

“Ese nivel es aceptable”, afirma Andrés Sánchez Balcázar, director de bonos globales de Pictet AM y gestor del Pictet Absolute Return Fixed Income. En lo que respecta a su abultado balance, este experto señala que “para controlar la liquidez trata de crear una regla predecible de reducción en 200.000 a 300.000 millones por año, previsiblemente con un tope del volumen de deuda del Tesoro e hipotecas que va a dejar que venzan sin reinvertir. Se trata de un ritmo de reducción muy lento, indicativo de que la Fed conoce el efecto que puede tener en la economía. Una reducción más agresiva supone demasiado riesgo”.

Renta 4 recuerda que el ‘dot plot’ del propio banco central se mantiene apuntando a tres subidas de tipos este año. “El ritmo de normalización monetaria determinará cuál será el impacto en los mercados, especialmente de renta fija”,

Por otro lado, la firma llama la atención sobre el errático comportamiento del petróleo, que corrige posiciones al filo de los 48 dólares el barril de Brent y de los 46 el West Texas. Y lo hace presionando a los valores relacionados con esta materia prima, ante las noticias que apuntan a un aumento de la producción del 1% en mayo, hasta 32,2 millones de barriles diarios, “lo que muestra la dificultad de mantener el compromiso de recortes de la OPEP, que se ha extendido hasta marzo de 2018”. El incremento se debe principalmente a Libia, Nigeria pero también a Irak

Vea también: Ganamos confianza en Europa, y la perdemos en Estados Unidos