El pasado viernes, a raíz de un informe de Goldman Sachs sobre cuatro de las principales compañías tecnológicas, el Nasdaq 100 llegó a caer casi un 4% durante la sesión. Los expertos advierten sobre una posible señal de alerta, aunque no descartan que 'simplemente' se trate de una rotación entre sectores.

Las fuertes caída registradas por el índice tecnológico Nasdaq 100 el pasado viernes llaman la atención de los analistas, que vigilan con cierta preocupación a un selectivo que acumula ganancias superiores al 15% en la primera mitad del año.

Eduardo Faus, de Renta 4, subraya que los bruscos descensos del selectivo provocaron que se produjera “la mayor negociación en varios meses en el principal ETF mundial sobre este índice (QQQ), que negoció 13.500 millones de dólares, 30 veces más de lo que negoció Banco Santander, por ejemplo”.

Destalla este experto que “este volumen en zonas altas del tecnológico lanza un mensaje de advertencia en los máximos alcanzados en 5.900 puntos. Del mismo modo la volatilidad del Nasdaq rompía al alza su rango máximo anual”:

 

Vea también: El sector tecnológico y teleco español a la vanguardia

Para Link Securities este movimiento puede ser un primer “toque de atención en lo que hace referencia a las valoraciones alcanzadas por muchas compañías de este sector, que en el S&P 500 ha avanzado un 16% en 2017 de la mano de los cinco grandes valores: Apple y los conocidos como FANG: Facebook, Amazon, Netflix y Alphabet (matriz de Google), valores que el viernes fueron ‘masacrados’ por los inversores (perdieron entre todos 100.000 millones de capitalización)  en lo que, creemos, es sólo una toma de beneficios en valores muy sobrecomprados de la mano de las ‘maquinitas’ que en la Bolsa actual ‘exageran’ todos los movimientos”.

No obstante, añaden, “habrá que estar pendiente de si realmente fue sólo esto, que puede continuar aún unos días; el inicio de una rotación hacia los sectores que este año se han quedado más rezagados (tanto el bancario como el de la energía fueron el viernes los que mejor se comportaron); o es un movimiento de más calado: el inicio de una corrección en este mercado de la que, como hemos señalado en muchas ocasiones, sería muy difícil que se desmarque la renta variable europea”.

En este contexto, creen que restan pocos sectores “que ofrezcan multiplicadores atractivos en términos relativos al mercado en su conjunto y en términos relativos históricos, si comparamos el descuento con el que cotizan actualmente con el medio con el que lo suelen hacer. Si bien no gozan actualmente del favor de los inversores, siendo su momento de mercado muy pobre, a medio/largo plazo, para el inversor paciente que esté dispuesto a esperar a que recuperen ese ‘favor’ perdido sí creemos que ofrecen oportunidades que, al menos, deben ser analizadas. Así, y mientras que el Euro Stoxx presenta un PER 2017 estimado de 16,0 veces, sectores como el Bancario (PER 2017E de 12,1 veces), el del Automóvil (8,0 veces), el de Seguros (10,7 veces), el de Energía (14,0 veces), el de las Materias Primas (12,9 veces) y dentro del sector del Ocio, las aerolíneas, castigados como vienen siendo por los inversores (a corto plazo mucho de este castigo puede estar en gran medida justificado: bajos tipos de interés y, por tanto, estrechamiento de márgenes, inestabilidad política, precio del crudo, caída de los precios de los metales en China, escándalo de las emisiones, terrorismo, etc.), creemos que en estos sectores hay valores muy interesantes que deberían ser analizados por los inversores que quieran mantener una exposición a la renta variable a medio/largo plazo”.

Finalmente, desde el Departamento de Análisis de Bankinter hablan de “indicio sólido de que, de cara al segundo semestre, se impone la rotación de sectores para tomar beneficios en financieras, industriales y tecnológicas, que tan buenos resultados han proporcionado, y moverse hacia compañías de valor y, sobre todo, elevado dividendo. Es una especie de emigración que veremos a lo largo del verano (…) No significa que no se deba estar ya en Bolsas, sino que hay que moverse para estar de forma diferente”.

Vea también: Los datos de IPC y las reuniones de la Fed y el BoE marcarán la pauta esta semana