El Banco Central Europeo (BCE) ha mantenido sin cambios los tipos de interés en el 4 por ciento. Sin embargo, los expertos creen que habrá un movimiento al alza en el mes de septiembre, para hacer frente al repunte de la inflación que se espera tras el verano. El Banco de Inglaterra sí ha movido ficha: ha subido el precio del dinero en un cuarto de punto, para dejarlo en el 5,75 por ciento, su nivel más alto de los últimos 6 años.
El BCE ha advertido desde hace meses de la existencia de presiones al alza sobre los precios en la zona euro pese a que la inflación fue en junio del 1,9 por ciento. Los mercados financieros prestarán gran atención a los comentarios del presidente de la entidad monetaria, Jean-Claude Trichet, sobre la situación económica del área y la inflación ya que podrían dar pistas de cuáles serán los próximos movimientos de su política monetaria. Algunos miembros del consejo de gobierno del BCE han recalcado recientemente que los tipos pueden aumentar más. Es el caso del nuevo presidente del banco central esloveno, Marko Kranjec, quien considera que existe una "posibilidad considerable" de una o dos subidas más este año.