El Banco de Inglaterra ha subido los tipos de interés en 25 puntos básicos, hasta el 5,75 por ciento, su máximo nivel en seis años y el quinto incremento del precio del dinero desde el pasado mes de agosto.
La mayor parte de los economistas habían previsto el aumento debido a que cuatro miembros de nueve del Comité de Política Monetaria del banco central, incluido el Gobernador Mervyn King, querían haber subido los tipos el mes pasado por los temores a las crecientes presiones inflacionistas. Los mercados están asumiendo un mayor endurecimiento monetario, pero algunos responsables de política monetaria como la subgobernadora del banco, Rachel Lomax, han advertido de los peligros de que la entidad reaccione exageradamente, debido a que los ingresos disponibles de los consumidores ya están descendiendo. Más de un millón de británicos hipotecados podrían tener que enfrentarse pronto a unos costes de sus créditos significativamente mayores debido a que los acuerdos a tipos fijos de dos años de duración, firmados en 2005 cuando los tipos estaban al 4,5 por ciento, están a punto de expirar.