El índice de referencia del mercado norteamericano sigue trazando un recorrido alcista a medio y largo plazo, pese a las últimas caídas que ha vivido en las últimas jornadas.
Se mantienen los buenos tiempos para el S&P 500. Eso es lo que al menos se atisba en el aspecto técnico del selectivo, que sigue dibujando un empuje al alza por mucho que algunos quieran dar por muerta su próxima capacidad de revalorización. Si el año pasado los 2.000 puntos se veían casi como una osadía, en el presente ejercicio ya se empieza a discutir sobre cotas más elevadas.

Todo ello pese a que ha alcanzado una relación precio-ganancias absolutamente desorbitada y que nos hacen situarnos en el pico alcanzado en el año 2000 o en el 2007. Por eso hay muchos que tienen miedo y que consideran que debe producirse un ajuste que lleve al S&P 500 a corregir en torno a un 30% de las ganancias adquiridas en este incontestable ciclo alcista.

El rally parece que no peligraría, por tanto, en este momento. Aunque en este 2015 habrá que actuar con guantes de seda debido al creciente debate de la subida de los tipos de interés. Parece ineludible que la máxima institución monetaria lo retrase en exceso y el consenso apunta a que el precio del dinero subirá en el segundo semestre de este año. Pero eso a nivel técnico no lastra las aspiraciones del índice.

En este sentido, los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión muestran que el S&P 500 se encuentra en fase alcista, mientras que recibe una puntuación de 9 puntos en una escala que oscila del 0 al 10.

Estos indicadores señalan que tanto la tendencia a medio plazo como a largo plazo es bajista para el activo. Y no solo eso, sino que todos sus aspectos técnicos son positivos. El momento total lento y total rápido se encuentran en positivo; el volumen a medio y largo plazo es creciente; y la volatilidad a medio y largo plazo es decreciente.

Indicadores Premium S&P 500


Si quiere recibir alertas cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí.