El índice tecnológico ha vuelto a caer hoy después de dejarse ayer casi un 1% arrastrado por los principales valores del selectivo en un movimiento que muchos analistas explican como una toma de beneficios.
Aparentemente no había ninguna razón para que las bolsas se tiñeran en rojo poco después de comenzar la sesión. Menos cuando un mal dato de paro levantaba las esperanzas de los que esperan que la FED paralice el programa de tapering. (¿Dónde fue el dinero el primer trimestre?)

El S&P 500, incluso, llegaba a tocar máximos históricos intradiarios, muy, muy cerca de los 1.900 puntos, una barrera que por el momento ha sido incapaz de franquear. Los expertos creen que, de hecho, ha sido la cercanía de los máximos históricos lo que ha hecho a los inversores seguir con la estrategia de realizar beneficios precisamente en las compañías que más ganan en estos cinco años de mercados alcistas.(Ver: Posiciones a favor de USD y en contra bonos).

Eso es, precisamente, lo que ha llevado a grandes nombres como Google, Facebook, Yahoo! o Amazon a caer con fuerza estos días. Como viene siendo habitual en estos días, también han sufrido fuertes descensos las compañías de biotecnología. (Los grandes nombres vuelven a arrastrar al Nasdaq)

De esta manera, el S&P 500 finaliza la sesión con caídas del 1,25%, el Dow Jones cae un 0,96%, mientas que el Nasdaq finaliza con la mayor caída desde junio de 2012 al dejarse un 2,6%. (Ver: Nouriel Roubini: Wall Street corregirá al menos un 10%).

La sesión comenzaba con los datos de paro. El mes pasado se crearon menos empleos de lo previstos. En total, 192.000 puestos de trabajo, mientras que se esperaba que estuviera en torno a los 200.000. Además, la creación de nuevos empleos ha sido inferior a la del mes anterior, que fue de 197.000

El aumento de la población activa ha provocado que a pesar de la mejora en la creación de empleo, la tasa de paro se ha quedado estancada en el 6,7%. Una cifra que todavía se encuentra por encima de lo que había estipulado la Reserva Federal en su anterior fordward guidance. (Morgan Stanley ve un potencial de un 7% para el S&P 500 hasta finales de año)

Estos datos trajeron esperanza a los inversores, que piensan que Janet Yellen podría paralizar el tapering en las próximas reuniones, lo que significaría que la liquidez que inyecta cada mes en el mecado continuaría entrando en las bolsas. 

Sin embargo a Wall Street se le ha subido el éxito a la cabeza y pronto empezaban las caídas. Las acciones A de Google han llegado a acumular caídas de más de un 4,5%, aunque las C se han comportado ligeramente peor. (El cerrojazo de Google le podría costar hasta 7.500 millones de dólares). 

También han sufrido fuertes caídas Facebook, que se ha dejado más de un 5%, Netflix, Yahoo y Amazon. 

En este contexto, la rentabilidad de los bonos a 10 años se encuentra en 2,73%. El EURUSD se cambia en 1,3704 dólares. Mientras que el brent está en 106,77 dólares el barril. Por último, el oro cotiza en 1.302 dólares.  (Ver: El bono a 10 años de EEUU sigue bajista a medio plazo)