Viernes 13 abril. El Ibex 35 se deja en lo que va de año un 3% hasta los 9.724 puntos. Sólo 17 de los 35 valores del selectivo español se revalorizan en 2018 y hasta cuatro compañías caen más de un 10%. Las correcciones han llegado, la volatilidad que marca el índice VIX está en los 19 puntos -su media histórica- y algunos analistas empiezan a ver el fin del ciclo bursátil iniciado en julio de 2009.

De hecho, con la llegada de abril se ha igualado al segundo ciclo bursátil más largo en el índice vector de Wall Street, el S&P 500, con 106 meses de subidas continuadas sin una corrección superior del 20%. El ciclo expansivo más largo desde el siglo XIX fue de marzo de 1991 hasta marzo de 2001.  

“Tengo la sensación de que los máximos del ciclo alcista que hemos vivido de 2009-2018 ya están puestos y mi pronóstico a priori es que será un año muy complicado y el año que viene será un año muy malo: mucha volatilidad, mercados en rango, probablemente generando una fase de distribución que da lugar después a un ciclo bajista”, explica Pablo Gil en una reciente entrevista en Estrategias de Inversión.

Más allá de los malos augurios, el consenso de los analistas sigue siendo optimista por el crecimiento sincronizado de la economía mundial y los resultados empresariales alcistas. La agencia estadounidense de calificación crediticia Standard & Poor’s Global ve sólo un riesgo de recesión de entre el 10% y el 15% en la economía estadounidense, desde la anterior horquilla de entre el 15%-20%. “Salvo un ‘shock’, la expansión tiene poder de permanencia”, indica Beth Ann Bovino, economista jefe de la agencia.

José Ramón Iturriaga, gestor de fondos de Abante, indica en su carta de marzo que pese al repunte de la volatilidad “no se ha roto nada” y subraya la oportunidad de inversión que existe actualmente en la bolsa española, aunque también advierte de que es posible que esta ventana de oportunidad se cierre pronto.

El consenso confía en la bolsa española

El consenso de los analistas sólo coloca el cartel de ‘vender’ sobre cuatro acciones de 133 compañías que cotizan en el mercado continuo, aunque es cierto que muchas de ellas no recibe ningún tipo de cobertura por parte de firmas de análisis. Los cuatro valores que tienen ese ‘desagradable’ privilegio son la empresa de ascensores Zardoya Otis, Prisa, Elecnor y Duro Felguera.

 

 

Zardoya Otis cae un 9,7% en lo que va de año, cuenta con una nota de dos en los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión, condicionada por un momento técnico negativo, una tendencia bajista y un volumen a medio plazo decreciente. Pese a ello, es una de las últimas apuestas de la ‘televisiva’ gestora de fondos Lola Solana, del Santander Small Caps, por su exposición al ciclo económico español, al inmobiliario, la construcción y el turismo. Solana apunta que Zardoya Otis tiene mucho potencial como compañía ‘value’, ya que España es el tercer país del mundo con más ascensores, con una antigüedad media de 20 años, además es el líder mundial del sector de los ascensores y esta filial obtiene el 70% de sus ingresos en España.

La reestructuración financiera que vive Duro Felguera también le pasa factura en los indicadores técnicos y cuenta con una puntuación de un punto sobre diez, con una caída del 12% en lo que va de año en el mercado continuo. La compañía de ingeniería Elecnor retrocede un 0,4%, pese a que en los indicadores técnicos, que recogen el momento de la compañía según sus últimas 200 sesiones de bolsa, le dan una puntuación de nueve.

Prisa, por su parte, sigue siendo recomendación de venta para el consenso, pese a que tras la salida de su anterior presidente Juan Luis Cebrián, que ha llegado también acompañada de un acuerdo con sus acreedores para alagar durante cinco años más su deuda, se revaloriza un 21,8%. En los indicadores técnicos cuenta con una puntuación de 4,5 sobre diez.

Otras compañías que sufren su particular ‘vía crucis’ en el continuo son Nyesa que pierde un 85,65% de su capitalización bursátil, que asciende a 47,9 millones de euros. Tubos Reunidos se deja un 48,5% pese a que el Gobierno vasco se ha ofrecido a mediar para garantizar la viabilidad del grupo a “largo plazo” y Pharmamar también cae un 30,5% por sus problemas con algunos de sus fármacos como el Zepsyre, usado en tratamientos contra cáncer de ovario platino-resistente, que fracasó en su primer ensayo clínico.

Sniace cae un 28,9%, Urbas un 23% y la agencia de viajes ‘online’ eDreams un 20,75% condicionada por la falta de un gran inversor que haya entrado en su accionariado después de anunciar en noviembre que estaba sondeando el mercado para reforzar su estructura de capital. La empresa que dirige el estadounidense Dana Dunne confía en los fondos que controlan su accionariado Permira y Ardian, que califica como "firmes defensores de la estrategia y el desempeño de la compañía".

 

 

En el Ibex 35, la ‘sangría’ del índice la representa Dia. Las acciones de la cadena de supermercados pierden un 18,43% hasta los 3,5 euros y es la compañía española más acechada por los fondos bajistas, que se benefician de las caídas, con un 16,4% de las acciones, según consta en los últimos registros remitidos por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Gemma Hurtado, gestora del fondo Mirabaud Equities Spain, que tiene en cartera los títulos de Dia apunta que “las decisiones de inversión se toman siempre desde la valoración de las compañías. Y desde ese punto de vista seguimos pensando que ofrece un buen potencial”. Dia cuenta con un ratio precio-beneficio (PER) de 10,9 veces y ofrece una rentabilidad por dividendo del 5,95%.

Mediaset también sufre en lo que va de año en el selectivo español con un retroceso del 13% e Inditex se deja un 12,45%. El grupo textil gallego recupera un 5% desde los 23,94 euros en los que cerró el 7 de marzo cuando varios bancos de inversión estadounidenses como Citi le rebajaron el precio objetivo tras rebajar un 10% su previsión de ebitda (resultado bruto de explotación) en una conferencia con analistas, en una especie de ‘profit warning’ encubierto sin pasar por la CNMV. Entre los lastres que arrastra la compañía fundada por Amancio Ortega destaca que no es una compañía ‘barato’ por su PER que asciende a las 22,3 veces y cuenta con una rentabilidad por dividendo del 2,65%.