La agencia Moody's atribuyó hoy una perspectiva estable a la calificación de "Aaa" que asigna a la deuda soberana de Estados Unidos, debido a la diversificación y resistencia de su economía y a la fortaleza de sus instituciones, entre otros factores. En su informe anual sobre ese país, la agencia señala que esa calificación tiene una perspectiva estable, a pesar incluso del significativo endeudamiento del Gobierno, en tanto que destaca la elevada renta per cápita y la posición central que ocupa este país en la economía mundial como otros factores positivos para mantener ese nivel.
El autor del informe y vicepresidente de Moody's, Steven Hess, señaló hoy en un comunicado de prensa que, con ese conjunto de factores favorables, "la fortaleza económica de Estados Unidos resurgirá después de la crisis sin mayores impedimentos". Agregó que el papel que juega el dólar en el panorama mundial "también contribuye a la capacidad de recuperación de la economía y de las finanzas gubernamentales".

Hess señaló que las cuentas gubernamentales de Estados Unidos se han debilitado a causa de los esfuerzos del Gobierno para estabilizar el sistema financiero, de la recesión económica y del plan de estimulo de 787.000 millones de dólares aprobado a comienzos de año. Todo ello ha repercutido en un mayor endeudamiento que puede continuar por unos años, aunque Moody's considera que el nivel de deuda "es menos importante" que la flexibilidad del balance, que en el caso estadounidense sigue siendo elevada.

En cualquier caso, la agencia advierte de que en un futuro la calificación estadounidense podría verse afectada negativamente en caso de que empeoren las perspectivas de crecimiento económico a largo plazo y la capacidad del Gobierno de contener la deuda pública.