El número de entidades en la lista de bancos "con problemas" de las autoridades estadounidenses subió a 305 en el primer trimestre, aunque la banca en su conjunto volvió a los números negros, informó hoy una agencia federal. El período de enero a marzo de este año fue muy difícil para algunas entidades, pues hubo 21 quiebras, el mayor volumen desde 1992, al tiempo que las dificultades se extendieron por el sector, según la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, en inglés).
En comparación, en todo el año pasado 25 entidades fueron absorbidas por la FDIC. Su lista de bancos "con problemas", sobre los que estrecha su vigilancia, pasó en el primer trimestre del 2009 de 252, con activos de 159.000 millones de dólares, a 305, con 220.000 millones en sus balances.

"Los resultados del primer trimestre nos dicen que la industria bancaria afronta aún desafíos tremendos y de cara al futuro la calidad de los activos es una preocupación principal", dijo la presidenta de la Corporación, Sheila Bair.

En el lado positivo, la banca estadounidense ganó 7.600 millones de dólares en los tres primeros meses de este año, frente a la pérdida récord de 36.900 millones en el último trimestre del 2008. Aún así, comparados con el primer trimestre del 2008, los beneficios han caído casi un 60%.

La FDIC compensa a los clientes de los bancos por una cantidad máxima de 250.000 dólares cuando las entidades quiebran y el mayor número de bancarrotas ha esquilmado sus recursos. La agencia informó de que hasta el 31 de marzo contaba con 13.000 millones de dólares, frente a los 17.300 millones de finales del 2008. Para rellenar sus cofres, la FDIC ha impuesto un gravamen especial a los bancos que supervisa.