El presidente de EEUU, Barack Obama, anunciará hoy el desembolso de poco más de 467 millones de dólares, dentro del plan de estímulo económico promulgado en febrero pasado, para proyectos de energía solar y geotérmica, informó el Departamento de Energía.
Obama realiza un recorrido por Nevada en el que, además de participar en actividades de recaudación de fondos, busca promover dos de sus máximas prioridades de Gobierno: la reactivación económica y la promoción de fuentes de energía renovables. Es en ese contexto, se prevé que Obama ofrezca un informe sobre el uso que se ha dado hasta ahora del plan de estímulo económico de 787.000 millones de dólares, aprobado por el Congreso y promulgado en febrero pasado.

Obama presentará un resumen de los 100 proyectos que se elaboran o han puesto en marcha en los primeros 100 días desde que se promulgó el plan de estímulo económico. El Departamento de Energía dijo en un comunicado que el fondo de 467,7 millones de dólares "representa una prima sustancial que ayudará a que las industrias de energía solar y geotérmica a superen barreras técnicas, demuestren nuevas tecnologías y den apoyo a la creación de empleos ecológicos durante años".

Según la agencia federal, el anuncio que hará Obama desde Nevada respalda su estrategia general de promover la competitividad de la economía estadounidense, la creación de empleos y un avance hacia el uso de energía renovable y más ecológica. El énfasis de la estrategia del Gobierno de Obama es, después de todo, el fomento a la independencia energética de EEUU del petróleo extranjero.

El secretario de Energía de EEUU y premio Nobel de Física 1997, Steven Chu, dijo en el comunicado que la energía solar y la geotérmica "representan dos piezas de un amplio portafolio de energía que nos ayudará a combatir el cambio climático y a renovar nuestro puesto como líder global en empleos de energía limpia". Chu participó el martes en un simposio sobre energía en Londres, en el que dijo que la Administración Obama respalda la idea de pintar en blanco los techos de los edificios públicos para ahorrar energía