Ligeros ascensos en las Bolsas europeas para arrancar el mes de agosto, con la macro tomando el relevo de las cifras empresariales tras el aluvión de la semana pasada y el euro en máximos sobre los 1,18 dólares. El Ibex busca los 10.600 puntos. Mientras, el crudo se mantiene al alza, con el barril de Brent por encima de los 52 dólares.

El Ibex abre con subidas del 0,45%, hasta los 10.557 puntos, en una jornada, tras la reciente avalancha, sin resultados de relevancia en la Bolsa española, aunque con la vista puesta en los de Apple, que se conocerán al cierre de Wall Street.

La macro vuelve a primera plana con la publicación del PIB de la Zona Euro, mientras la moneda única se mantiene en máximos de enero de 2015 sobre los 1,18 dólares, ante nuevas turbulencias en el gabinete de Donald Trump.

Con todo, en el plano empresarial, los inversores se mantienen atentos a la reciente sangría sufrida por Siemens Gamesa, Dia y Técnicas Reunidas a cuenta de sus cifras. En otras noticias, Banco Sabadell ha cerrado la venta de su negocio de banca comercial en Estados Unidos, por 1.025 millones de dólares.

Además, JP Morgan ha mejorado el precio objetivo de la entidad catalana hasta los 1,90 euros, desde los 1,75 previos. Incremento de valoración también para ArcelorMittal por parte de Citi: hasta 30 euros desde 28. Y para Indra (Berenberg sube a 16 desde 14) e Colonial (Deutsche Bank eleva hasta 9,50 desde 8,30). Malas noticias para Mediaset España, a la que Berenberg reduce su precio objetivo a 11,10 desde 1,80.

Así las cosas, ACS y Banco Santander son los valores que más caen del Ibex en la apertura; mientras que Técnicas Reunidas y Siemens Gamesa son los que más ceden del selectivo en el arranque de la jornada.

Vea también: Llegamos al periodo estival en plena fase de consolidación

Leves ascensos en el resto de Bolsas europeas, con las cuentas de BP (bate las previsiones con un beneficio trimestral de 684 millones de dólares), Fresnillo e Intesa Sanpaolo, entre otras, sobre la mesa.

Destaca Michael Hewson, de CMC Markets UK, los caminos separados que ha tomado la renta variable del Viejo Continente y Wall Street, con esta última registrando récords casi semanalmente, y la primera goteando a la baja desde las elecciones de Francia.

“Esta divergencia resulta más difícil de comparar con el hecho de que los datos económicos desde mayo han sido abrumadoramente positivos, con la actividad en máximos plurianuales, el desempleo nuevamente en niveles previos a la crisis y a la espera del PIB y los PMIs manufactureros que se publicarán este martes”, afirma.

Por otro lado, llama la atención sobre “la recuperación del euro, desde los 1,10 a más de 1,18 actualmente, un aumento superior al 8% en este periodo, que probablemente impacte en los ingresos de las exportadoras”. Técnicamente, apunta, que sería necesario un cierre semanal sobre los 1,1795 para alcanzar los 1,20.

Lea también: Dos Utilities españolas presentan las mejores perspectivas del sector en Europa

Mucho tiene que ver en la remontada de la moneda única la incapacidad de la Administración Trump de avanzar en el cumplimiento de sus promesas electorales, mientras, un día sí y otro también, el propio presidente se ve envuelto en escándalos y conflictos, principalmente a cuenta de sus relaciones con Rusia. La última ha sido el despido de su jefe de comunicación, Anthony Scaramucci, tras menos de 10 días en el cargo. “Para qué tener a alguien en comunicación dada su locuacidad”, ironizan desde Carax Alphavalue.

Se deterioran, añade Link Securities, “las expectativas de crecimiento y retrasa el calendario estimado para la próxima subida de tipos (aunque en su último comunicado la Fed no dio a entender cambios respecto a su previsión de un incremento más en 2017). Señalar que tanto la Casa Blanca como el partido Republicano quieren impulsar ya la reforma fiscal, tras haber fracasado la semana pasada con la sanitaria. No obstante, las negociaciones entre las partes implicadas se nos antojan complicadas, por lo que no esperamos avances significativos a corto plazo al respecto. De haberlos, éstos constituirían un nuevo catalizador para nuevas subidas en los mercados de renta variable, pero en especial para el dólar”.