Con el buen adelanto de Nike y PepsiCo, la temporada de presentación de resultados del segundo trimestre arranca oficialmente este viernes con tres grandes: Citi, JP Morgan y Wells Fargo. A ambos lados del Atlántico, estas cuentas se antojan claves ante la exigente comparativa con el arranque del año, las elevadas valoraciones y la reciente debilidad de algunos sectores clave, como el tecnológico.

Superaron las previsiones las cifras de Nike y PepsiCo como previos a la temporada de presentación de resultados del segundo trimestre que arranca oficialmente este viernes con tres grandes bancos: Citigroup, JP Morgan y Wells Fargo. Analistas y expertos vigilan con atención estas cuentas como posible catalizador para unos mercados que no terminan de perder la inercia alcista, pero tampoco logran remontar con alegría.

El consenso espera que el beneficio por acción (BPA) de las compañías del S&P 500 registre un crecimiento de entre el 7% y el 8% interanual, y que las ventas asciendan un 4,6%. Números que comparan con los incrementos del 15% y el 8%, respectivamente, registrados entre enero y marzo.

Parece claro que estas cantidades no se van a repetir, pero, al menos se deben cumplir las expectativas, sobre todo, ante las elevadas valoraciones alcanzadas por las diferentes Bolsas, especialmente Wall Street, y la incertidumbre que genera el temor a una corrección inminente en la renta variable. Mención aparte requieren los valores tecnológicos, especialmente señalados en lo que respecta al ratio precio/beneficio, y el sector energético, ante el hundimiento del petróleo.

Vea también: "BBVA y Santander tienen figuras interesantes, y Telefónica podría repuntar"

De hecho, como muestra del nerviosismo que recorre el mercado, tenemos la reacción a los profit warnings lanzados por Almirall en España y Carillion en Reino Unido. Llegaron a perder un 25% y un 40%, respectivamente, al rebajar sus previsiones.

“Importante aviso para las empresas que no sean capaces de alcanzar lo que espera el mercado cuando presenten sus cifras en las próximas semanas. Todo apunta a que los inversores en esta ocasión van a ser exigentes y que están dispuestos a deshacer posiciones en las compañías que les ‘defrauden’”, advierte Link Securities.

Europa gana en atractivo a Estados Unidos

Con todo, Christoph Riniker, head equity strategy research de Julius Baer, cree que “la tendencia positiva que comenzó en el último trimestre, debería confirmarse en el segundo. Sin embargo, cabe destacar que los números esperados son inferiores a los del periodo precedente, aunque esperamos crecimiento tanto en ventas como en beneficio”. En este contexto, destaca que los sectores cíclicos muestran un mayor nivel de revisiones positivas que los defensivos.

Vea también: Los indicadores de amplitud acumulan divergencias bajistas

Llaman la atención sobre las mejores expectativas en Europa: “El periodo enero-marzo para el Stoxx 600 finalizó con un incremento de ganancias cercano al 25% interanual, y para abril-junio se prevén mejoras cercanas al 13%. En términos de ventas, hablamos de un 11% y un 7,4%, respectivamente”.

Esto, concluye, “confirma nuestra opinión de que la Zona Euro sigue siendo más atractiva que Wall Street. Para el ejercicio 2017, nuestros modelos confirman un crecimiento de los beneficios de entre el 5% y el 6% en Estados Unidos, y cercano al 8% en Europa. Ambas expectativas se sitúan, en cualquier caso, por debajo de las del consenso, que alcanzan el 10%”.

Vea también: José Luis Cava: "El S&P500 habrá hecho suelo cuando supere los 2.445 puntos"

Sector tecnológico y banca

Desde Renta 4 afirman tajantes que estas presentaciones de resultados son “determinantes para ver si las valoraciones bursátiles actuales son demasiado exigentes o no”. Y, lo son especialmente para el sector tecnológico, sobre cuyos precios se ciernen los principales interrogantes.

Si bien, la reciente estabilización de estos valores, apunta Daniel Pingarrón, de IG, parece deberse a que “existe la sensación de que esta temporada puede deparar buenos números en esta industria que contribuyan a despejar las dudas que hay últimamente con sus empresas”.

Finalmente, desde el Departamento de Análisis de Bankinter recuerdan que expectativas de subidas de tipos y mayores márgenes deberían favorecer a los bancos estadounidenses, “por lo que incluimos el ETF iShares US Financial como idea de corto plazo”.

Vea también: Sustituimos a Deustche Telekom y aumentamos exposición en referencias de LP