El Gobierno británico ha estrechado su compromiso con Northern Rock al anunciar que ampliará aún más las garantías dadas a los depósitos del alicaído banco mientras sigue la búsqueda de un comprador capaz de dar continuidad al banco. El ministerio de Economía del Reino Unido ha informado de que, de ahora en adelante, cubrirá todas las pérdidas que registren las instituciones financieras que presten capital al Northern Rock para que el banco pueda seguir ofreciendo todos sus servicios bancarios.
En un movimiento que los analistas británicos interpretan como un paso más cerca de la nacionalización del banco, la decisión tomada por el ministro de Economía, Alistair Darling, sigue a la medida adoptada el pasado octubre, cuando garantizó todos los depósitos hechos con posterioridad al 19 de septiembre. Según el comunicado, la nueva medida responde a las solicitudes recibidas por parte del Northern Rock y servirá para dotar a la entidad de un periodo de estabilidad, con lo que las garantías del Gobierno cubren ahora la mayor parte del balance general del banco. Se amplían los acuerdos anteriores El ministerio de Economía añade que la nueva iniciativa amplía los acuerdos anteriores, que ya protegen todos los depósitos de las cuentas de ahorros, para cubrir una mayor gama de productos mayoristas. Asimismo, el Gobierno ha prometido que la medida asegurará tanto los acuerdos existentes con entidades financieras como los que se presenten en un futuro. Por otra parte, el periódico británico "The Guardian" publica hoy que el Gobierno del primer ministro, Gordon Brown, se plantea dividir la entidad entre los principales bancos comerciales británicos para salvar el Northern de la crisis que vive desde el pasado septiembre. Entre las demás opciones figuran la venta del banco a una entidad privada, con el grupo Virgin y la compañía de capital riesgo Olivant como principales postores, y su nacionalización durante un corto periodo de tiempo. Desde que en septiembre la entidad acudió a la reserva de emergencia del Banco de Inglaterra, la cantidad que el banco emisor le ha prestado para ayudarle a salir de la crisis asciende a 25.000 millones de libras (casi 35.000 millones de euros).