La Comisión Europea admitie que el alza de la inflación, la pérdida de confianza tras las turbulencias financieras y el endurecimiento de las condiciones de crédito afectarán al crecimiento en la eurozona, aunque tanto el empleo como los beneficios empresariales seguirán creciendo a buen ritmo. En su informe trimestral sobre la economía de la zona euro, el ejecutivo de la Unión Europea(UE) recordó que el PIB del área se aceleró entre julio y septiembre (avanzó el 0,7%, frente al 0,3% del segundo trimestre), impulsado sobre todo por la demanda interna.
La Unión Europea(UE) vaticina una moderación para los próximos trimestres, como consecuencia, en gran medida, del deterioro de los mercados financieros, cuya situación "sigue siendo frágil", recalcó. Habrá ampliación