La tecnológica helvética-sueca ABB obtuvo un beneficio neto de 1.000 millones de francos (619 millones de euros) en el primer trimestre del año, un 87% más con respecto a igual periodo del año anterior. Esta progresión se debió a una demanda creciente de productos que buscan la eficacia energética. El resultado de explotación (EBIT) creció un 65% frente a un año antes, al obtener la cifra récord de 1.400 millones de francos (866 millones de euros).
El margen del EBIT aumentó un 17% respecto al 13,2% en el primer trimestre del 2007. La empresa aseguró en el comunicado que la caída del valor del dólar estadounidense y el encarecimiento de las materias primas durante el primer trimestre fueron determinantes en sus resultados. La cifra de negocios progresó, asimismo, un 29% y alcanzó los 7.950 millones de francos (4.921 millones de euros). El crecimiento fue "robusto" en todas las divisiones y en todas las regiones donde la empresa opera, agregó.