El segundo banco de Suiza, el Credit Suisse, ha anunciado una pérdida de 2.148 millones de francos suizos (1.330 millones de euros) en el primer trimestre del año, debido a una depreciación de activos de 5.300 millones de francos suizos. Los analistas esperaban pérdidas pero no tan abultadas con la horquilla de previsiones en 181-1.193 millones de francos suizos y el consenso en 687 millones. El banco -que en el mismo período de 2007 logró, por el contrario, beneficios netos de 2.700 millones de francos suizos- señala que pese a la depreciación, ha habido 'una continuada y significativa reducción' de sus riesgos de exposición.
El máximo responsable del Credit Suisse, Brady Dougan, ha reconocido que los resultados del primer trimestre 'son claramente insatisfactorios'. 'Sin embargo, durante el trimestre redujimos sustancialmente nuestra exposición en las áreas afectadas y continuaremos haciéndolo de una forma disciplinada', afirma. El grupo anunció amortizaciones netas en los negocios de financiación apalancada y productos estructurados de 5.281 millones de francos suizos (3.272 millones de euros), aunque recalcó que siguen recortando su exposición a estos activos. "Credit Suisse ha continuado reduciendo sus exposiciones en banca de inversión en el primer trimestre de 2008. La exposición total en financiación apalancada ha disminuido un 41% y un 65% con respecto a finales del cuarto trimestre de 2007 y finales del tercer trimestre de 2007, respectivamente. La exposición total en hipotecas comerciales se ha reducido un 25% y un 46%", asegura el banco. La división más afectada por la crisis fue la de banca de inversión, que generó unas pérdidas antes de impuestos de 3.460 millones de francos suizos (2.144 millones de euros) frente a beneficios de 1.990 millones de francos suizos (1.233 millones de euros) en el mismo periodo del ejercicio anterior.