El grupo químico BASF ha señalado que su beneficio neto del primer trimestre se incrementó un 13% y reiteró su previsión de ventas y beneficios para el conjunto del año. Entre enero y marzo, el beneficio neto se situó en 1.170 millones, por encima de los 1.100 millones previstos por los analistas. El beneficio antes de intereses, impuestos y extraordinarios ascendió a 2.350 millones, un 11% por encima del logrado un año antes.
El beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, o EBITDA, alcanzó los 2.960 millones de euros, casi un 11% por encima de los 2.670 millones del primer trimestre de 2007. En cuanto a las ventas, crecieron un 9% a 15.920 millones, frente a los 15.330 millones que esperaban los analistas. La compañía alemana reiteró sus previsiones para el conjunto del año. Espera facturar en 2008 más que los 57.950 millones facturados en 2007. También cree que el EBIT ajustado superará los 7.610 millones de 2007.