Ricardo Comín, director de ventas de Iberia y Latinoamérica para Vontobel, habla de las perspectivas para el próximo año en la bolsa estadounidense.
En los últimos días hemos visto como la bolsa se ha comportado de manera irregular, sobre todo como consecuencia de la caída del precio del petróleo. ¿Cree que finalmente veremos un rally a final de año?

Está claro que todo esto es algo muy coyuntural. Nada estaba previsto. Era muy difícil ver una caída tan fuerte en este caso del Brent. Estábamos consultando previsiones más pesimistas sobre el Brent el año pasado y las más pesimistas eran 85 dólares y estamos por debajo de 60 dólares. Entonces hacer predicciones con un escenario así es bastante complicado. Si en un momento dado terminara esta caída en picado probablemente podría haber una revalorización en las bolsas. Sobre todo un efecto rebote. Va a depender mucho de cómo se desarrolla lo que es el precio del Brent y también el escenario en Rusia.

¿Y cómo podría repercutir a la economía un Brent aún más débil? ¿Se lo imagina incluso en 30 dólares como dicen muchos analistas de los mercados de materias primas?

Es muy difícil hacer una predicción en cuanto al Brent. Se está hablando que hay mucha más oferta que demanda, lo cual es obvio, pero creemos que hay algo más geopolítico que se nos escapa a todos y que posiblemente tenga algo más de sentido. Se habla de Arabia Saudí, la entrada en Libia, queriendo debilitar a los posibles competidores de venta de petróleo empezando por lo que es el shale oil estadounidense y luego por otro lado el petróleo ruso. Dicen que al nivel en el que tiene que hacer excavaciones Arabia Saudí sigue ganando dinero por encima de 20 dólares, pero nunca sabemos del todo. Con lo cual si ellos quisieran aguantarlo, podrían hacerlo hasta niveles muy bajos, pero hacer una predicción sobre si es 30 o 40 dólares es muy difícil para todos nosotros.

Ese descenso en la cotización del Brent lo ha llevado a estar por debajo de los 60 dólares.¿Cuál es el límite de la OPEP para seguir con estos niveles de producción?

Mientras ellos ganen dinero, aunque sea menos, lo van a poder aguantar. Además, se van a quitar competidores de en medio. Eso va a depender de las previsiones que vayan a tener ellos o lo que puedan aguantar en cuanto a recorte de beneficios. Lo que está clarísimo es que por delante se están llevando proyectos como pueden algunos oleoductos. También hay que tener en cuenta que Estados Unidos había dejado de comprar porque tenía el shale oil, que dicen que no es rentable por debajo de 70 dólares. Se está quitando competidores. Vuelve todo el mundo entonces a comprar su petróleo. Entonces habrán hecho sus cuentas y habrán visto que sus ventas son mayores a menor precio. Por eso es muy difícil hacer predicciones.

Cambiando de tema, en la última reunión de la Reserva Federal se ha mantenido la misma hoja de ruta que hasta ahora en cuanto a la subida de tipos de interés. Hay expertos que dicen que no subirán hasta 2016. ¿Han modificado ustedes sus previsiones o creen que sucederá a mediados de 2015?

Hemos hecho un escenario como el que hicimos el año pasado sobre el tanto por ciento en el que nos podemos encontrar. Llevamos diciendo mucho tiempo que en un 50% de posibilidades va a seguir en una recuperación estable y más o menos previsible por parte de Estados Unidos. Damos un 50% de posibilidades en este escenario. En este panorama creemos que subirían los tipos en el segundo semestre del año. Ya es difícil predecir si será antes o después. Pero creemos que en el segundo semestre del año comenzarían las subidas. Y como hemos dicho la última vez, tampoco creemos que sean subidas muy radicales, sino pequeñas, ligeras, muy controladas y tratando de en ningún momento enfriar lo que es la economía.

Luego tenemos un 25% de probabilidades de que ese crecimiento se acelere y se empiece a disparar la inflación. Con lo cual la previsión de subida de tipos serían mayores y en menos plazo. A lo mejor en el segundo trimestre del año.

Y luego otro 25% de probabilidad de a que este crecimiento no se dé. Y si esto no se produce probablemente no veríamos entonces una subida hasta el 2016. Pero la situación más previsible consideramos que es el segundo semestre de 2015.

¿Le quedaría perspectiva alcista para 2015 a Wall Street si no se termina incrementando el precio del dinero en lo que está estimado hasta ahora?

Mucho más es difícil decirlo. Nosotros no vemos tampoco subidas de doble dígito. Si fueran de doble dígito serían muy bajo. Y eso que somos positivos en el mercado norteamericano en cuanto a crecimiento. También es verdad que ha subido mucho y que hay que ser muy cautos con el tipo de compañías que vamos a comprar y por qué las vamos a comprar. No solamente en bolsa sino también en renta fija. Hay muchos factores que pueden afectar a la economía americana. Acabamos de estar hablando del shale oil, y la deuda de estas empresas con este escenario puede estar tocada. Creemos que se pueden dar defaults o impagos para estas deudas. Va a haber que ser más selectivos, pero probablemente la economía americana crezca, por lo que lo más probable es que la bolsa americana vuelva a crecer.

Fijándonos en valores en concreto... ¿Cuáles serían sus top picks para 2015 en la bolsa estadounidense?

Hay que decir que nuestra primera posición en nuestro fondo de renta variable norteamericano es Philip Morris. Además no viene mucho por el consumo americano, porque el consumo de tabaco en Norteamérica cada vez está más bajo. Pero es verdad que está empresa tiene una exposición muy fuerte en emergentes, donde estamos viendo que ese consumo ha subido. Otra empresa que nos gusta para este año es Apple. Ha desarrollado unos medios de pago bastante interesantes y vemos que eso puede ser una fuente de ingresos muy fuertes para la compañía. No es tanto por el iPhone 6, como por lo que son estos nuevos medios de pago. También nos gustan algunas empresas de biotecnología y eso que el sector ha crecido mucho. Hablando a nivel más sectorial somos bastante poco positivos con lo que es banca. El único banco que mantenemos en cartera es Wells Fargo. No tenemos ningún otro.

¿También habría oportunidad en el Treasury americano?

Lo que está claro es que lo que es el mercado americano de renta fija ya ha descontado una posible subida de tipos y además lo ha hecho de manera importante y yo creo que bastante acertada. Nosotros creemos que en un escenario normal, lo que podría estar el bono americano a final de año sería en el 2,8%. En general en renta fija gubernamental no somos positivos.

Cambiando de tema, el Euro-Dólar ha seguido una senda bajista, en general, en los últimos meses. ¿Consideran que podría seguir depreciándose con las medidas que, se presume, va a tomar el BCE?

Es un buen apunte. La gente en general habla mucho de la batería de medidas que ha tomado Draghi, pero la verdad es que ha hecho una cosa bastante curiosa. Ha tomado pocas medidas y ha hablado mucho. Solamente lo que son las palabras que ha pronunciado ha terminado afectando al mercado. Ahora le quedan las acciones. Creemos que va a haber acciones. Con lo cual tiene entre comillas un as en la manga. Probablemente seguimos siendo positivos en cuanto a una apreciación del dólar frente a la divisa euro.

Por último, hemos visto en los últimos días como el rublo ha sufrido una caída muy severa a consecuencia del aumento de los tipos de interés del gobierno de Putin. ¿Esto hasta qué punto generará tensión en los mercados emergentes?

Nuestro fondo de emergentes llevaba casi un 11% de rentabilidad a cierre de noviembre. Ahora lleva un 3,70%. Es decir, ha tenido una caída de casi un 8%. Con lo cual la corrección es muy fuerte y solo llevada por un país. Por tanto, esta corrección se puede seguir dando. Lo que está claro es que este tipo de caídas son muy agresivas y muy marcadas, pero luego también lleva una corrección. Pero muchas veces se produce un descuento importante de precio en este tipo de mercados. En este tipo de mercados nosotros somos positivos. Y lo somos desde hace tiempo. Nadie contaba con la situación del rublo ni con la situación de Venezuela, pero hay otros muchos mercados que están en niveles de deuda muchos más bajos que los desarrollados con cupones mucho más interesantes y encima muchos de ellos se siguen viendo con una situación de subida de ratings. Creemos que esto es una cosa coyuntural, pero lo que es la idea de inversión a más largo plazo sigue ahí y sigue resultando interesante. Encima con descuentos muy importantes debido a estas caídas.