La Casa Blanca y los Republicanos se han puesto, por fin, de acuerdo en algo. Después de múltiples advertencias sobre la posible debacle que generaría un default, los legisladores se han dado una tregua y el mercado lo celebra. Análisis del sentimiento en RV americana

Así, el presidente Barak Obama respalda un incremento del techo de la deuda hasta el próximo 22 de noviembre. El plan aun tiene que ser aprobado por el Senado.

Y podría ser mañana mismo. Mientras, los inversores seguían esta jornada con regocijo y los índices han acabado con subidas superiores al 2%. El S&P 500 ha cerrado con subidas del 2,18%, el
Dow Jones con un avance del 2,18% y el Nasdaq se ha apuntado un 2,26%.

Este principio de acuerdo evitaría el que hubiera sido el primer default de su historia y que se acercaba peligrosamente. Este plan da algo más de un mes a los políticos para ponerse de acuerdo y los republicanos, además, han permitido que no haya contrapartidas. Eso sí, no han sido capaces de poner fin al cierre parcial de la administración que hoy cumple su décimo día.

Las espadas, no obstante, siguen en todo lo alto. El presidente ya había avisado sólo negociará temas fiscales y asuntos relacionados con su reforma sanitaria, cuando se hubiera aprobado el incremento del techo de deuda y hubiera finalizado el shutdown, algo que no ha ocurrido, por el momento.

La reacción en los mercados a esta noticia ha sido notoria. Así, la rentabilidad de los bonos a 10 años, que habían llegado a tocar el 2,72% -el mayor nivel desde el pasado mes de septiembre- ha caído inmediatamente para cerrar en el entorno del 2,68%. (Ver: El treasury en fase de rebote)

El acuerdo podría llevarse mañana al senado. Para pasar, necesitaría los votos de todos los demócratas y, al menos, el de 6 republicanos, lo que podría ser factible.

Desde el punto de vista macroeconómico, hemos visto un aumento de las peticiones iniciales de desempleo de casi un 21% en relación a la semana anterior. En su mayoría provocado por las consecuencias del shutdown.  (Ver noticia).

En el plano empresarial, el optimismo ha contagiado fundamentalmente a las empresas del Nasdaq, con fuertes subidas tanto para Facebook, como para Netflix, muy castigadas en días anteriores. Ambas, han llegado a subir más de un 5% en algunos momentos de la sesión. (Ver noticia).

Casi al final de la sesión se conocía que los co fundadores de Blackberry han hecho una oferta de compra por el 90% de la compañía que no controlan. Una oferta de la que no se conocen muchos detalles, pero que competiría con la de otro de los accionistas de la compañía, Fairfax Financial, y que valora los títulos en 9 dólares. Pese al anuncio, los títulos de la empresa aun siguen por debajo de esa cifra.  (Ver: A Blackberry ya le salen novias).

También ha acabado la jornada con subidas de más de un 6%, Gilead Sciences, una de las empresas que forman parte de la cartera de uno de los fondos más rentables de Estados Unidos en 2013 (Ver ¿En qué invierten los fondos más rentables de 2013?)

Muy pendientes también del sector financiero de cara a los resultados que publicarán mañana JP Morgan y Wells Fargo y que podrían no ser tan buenos como los del trimestre anterior, tal y como esperan los expertos. (Ver noticia)

En este contexto, además, el oro ha profundizado la caída durante la sesión, para terminar en 1.290 dólares la onza. El petróleo ha subido para cerrar en 111,91 dólares el barril de brent y el EURUSD ha quedado en el nivel del 1,3522.