En Estados Unidos los analistas hablan de la “Shale Revolution’ y es que, eso es lo que ha significado en realidad el descubrimiento de tecnología que permite la explotación de petróleo y gas no convencionales, una revolución.
La mayor parte de los expertos asegura que la repercusión de la comercialización del petróleo y el gas de esquisto es ya más que evidente. La capacidad para extraer hidrocarburos de entre las rocas de las capas terrestres es lo que ha permitido a Estados Unidos ser considerado como uno de los actores importantes en el mundo de la energía. Y no sólo es porque es uno de los principales consumidores sino también porque en unos años su aportación a la oferta global será muy importante.

Tanto que los analistas de Goldman Sachs consideran que ya en estos momentos la energía no convencional creará un nuevo ciclo en Estados Unidos, ya que mantendrá más bajos los precios y reforzará la recuperación de la economía del país.

Reserva de Gas y petróleo


Esto es, precisamente, lo que ocurrió en el año 2012 cuando las importaciones de petróleo norteamericanas tocaron mínimos históricos. Los expertos señalan que esto produjo una fuerte caída de los precios, incluso en la gasolina.

Pero si en algo se han fijado los expertos en los últimos años no es tanto en el petróleo, sino en el potencial del descubrimiento del gas de esquisto.

Estados Unidos ha sido el país en el que más ha aumentado la producción de gas tras la ya citada ‘revolución shale’, aunque no es la única zona en el mundo en la que se encuentra esta fuente de energía no convencional.

Esto ha permitido que los precios del gas en Estados Unidos hayan entrado en una “nueva era”, según Citi. En pocos años han pasado del rango de 8-12 dólares MMBTU (Millones de Unidades Térmicas Británicas) hasta 4-6 dólares. En algunos momentos, incluso, el precio del gas se llegó a mover en torno a los 2 dólares. Esto, en realidad, es la gran revolución.

El hecho de que haya grandes yacimientos de gas en todo el mundo va a permitir elevar en gran medida la oferta, según los analistas de Citi. Y esto va a provocar una nueva caída de los precios del gas a nivel global.

Es, precisamente, el aumento de las reservas de gas lo que está llevando a la economía del mundo a acelerar el ritmo para encontrar fórmulas de sustitución del petróleo por el gas.

En Estados Unidos, además, han decidido implementar una serie de políticas que ayuden a llevar a cabo este cambio y por eso, por ejemplo, han eliminado algunos subsidios a la gasolina.

gas natural y petróleo


Ganar dinero con la revolución

La cuestión ahora es saber cuáles son las empresas que pueden sacar partido a esta revolución en el mundo de los hidrocarburos.

En opinión de los analistas de Citi, Chesapeake es uno de esos valores que habría que tener en cuenta. De hecho, en la firma consideran que se trata uno de los valores más baratos debido, precisamente, a su exposición al ‘shale gas’. La compañía está presente en los yacimientos de Utica, en Eagle Ford y en Marcellus, tres de los más robustos económicamente en Estados Unidos, de acuerdo con un reciente informe de la firma.

Otra de las grandes del sector en Estados Unidos es Anadarko, aunque en este caso los expertos de Citi apuestan por mantener sus títulos debido a la incertidumbre en uno de los yacimientos, el de Tronox.

De hecho, afirman que la empresa está capacitada para conseguir nuevas oportunidades en el sector tanto en Estados Unidos como fuera de las fronteras del país.

Entre las grandes también está bien posicionada Conoco, que una vez que el año pasado puso en marcha un spin-off de su unidad de downstream, ahora mismo está centrado en el descubrimiento de nuevos yacimientos no convencionales, sobre todo en Eagle Ford.

Según los datos de Facset, un 47% de los expertos apuestan por comprar las acciones de la compañía, un 37% mantener y un 16% vender las acciones de la empresa.

Suscríbase para acceder al artículo completo: