Llegó el gran día, hoy se celebrará el referéndum por la permanencia o no de Reino Unido en la Unión Europea. Expertos de toda índole y procedencia geográfica han avisado de las nefastas consecuencias que tendría para la economía y el mercado británico que se sucediera el Brexit. Lo curioso es que, pese a este fantasma, la bolsa británica ha sido la que mejor se ha comportado en el año. En cambio, los fondos de inversión de renta variable británica lo hacen mucho peor que el índice FTSE-100.
 
Desde hace semanas no se habla de otra cosa y es que, si hoy los británicos votaran a favor de salir de la Unión Europea, las consecuencias para su economía doméstica serían graves, si bien éstas se apreciarían en el medio y largo plazo. Ahora bien, las consecuencias en el mercado no se harían esperar y, de hecho, ya se han ido descontando los dos posibles escenarios: Brexit o Bremain. En este sentido, parece que en la renta variable los inversores han preferido apostar porque el Brexit no tenga lugar, lo que habría contribuido a que en lo que va de año el FTSE-100 sea la única plaza europea que está en positivo, subiendo casi un 1%.
 
Sin embargo, si nos vamos al mercado de fondos de inversión, el desempeño de los productos compuestos por renta variable británica denominados en libras no ha sido tan bueno, ni de lejos. De hecho, de media esta categoría ha caído un 5,54%. Ni uno solo de los fondos está en positivo en lo que va de ejercicio. El que más se ha acercado a los números verdes es el Old Mutual UK Smaller Companies Focus, curiosamente un fondo que invierte en empresas británicas de menor capitalización y, por tanto, más ligadas a la economía doméstica. Por un lado, estas empresas repercutirían la caída de varios puntos de PIB que los expertos barajan a consecuencia del Brexit aunque, por otro lado, no debemos olvidar que Reino Unido es una economía bastante cerrada y con moneda única, por lo que el autoabastecimiento obligado en caso de que se impusieran barreras comerciales con Europa les beneficiaría a estas empresas. Así pues, en la cartera de este fondo encontramos empresas como Just Eat (comida a domicilio) o Fevertree Drinks (bebidas), ligadas a sectores de consumo básico, que no cejará haya Brexit o no.
 
En el lado contrario al fondo de Old Mutual encontramos al Waverton UK. Este fondo arrastra en lo que va de año unas minusvalías de más del 14% y, de hecho, en el último mes, probablemente en el que más han repercutido los mercados el miedo al Brexit, ha sido el que más ha caído, casi un 3%, cuando la mayor parte de los fondos de su categoría han registrado rentabilidades positivas o cerca de los números verdes. El fondo de esta gestora, afincada en el centro de Londres, tiene exposición al sector financiero, uno de los sectores más arriesgados y que probablemente más sufrirían en caso de que Reino Unido fuera sometido a un cierre de fronteras comerciales, su divisa sufriera una fuerte devaluación o incluso el país entrara en estanflación. Así pues, sus mayores posiciones son las financieras británicas Lloyds e IG Group.
 
En el último mes, con el referéndum en ciernes, hay que destacar que la categoría de fondos de inversión de renta variable europea denominados en libras presenta una rentabilidad positiva de casi un punto porcentual. El fondo que mejor se ha comportado en este espacio temporal ha sido el Aberdeen Global UK Equity, con sobreexposición al sector industrial y al de consumo. Entre los valores con más presencia en el portfolio están British American Tobacco, Unilever o GlaxoSmithKline. Este fondo acumula una subida del 2,27% en las últimas semanas y en el año es de los que mejor se han comportado de su especie, aunque rente un 2,67% en negativo.
 
FONDOS DE RENTA VARIABLE EUROPEA DENOMINADOS EN LIBRAS
 
 
Estos fondos están denominados en libras esterlinas, divisa que también ha sufrido el envite de los inversores por el miedo a que el autoaislamiento devenga en una situación crítica económica o incluso estanflacionaria. En lo que va de año el par EURGBP, que al final es el que también se enfrenta en el referéndum, ha subido un 2,70%, es decir, ha replicado la debilidad de la libra contra la mayor fortaleza del euro. Además, es curioso ver que hasta junio el FTSE-100 y el par EURGBP han corrido parejos, pero en las últimas semanas se han separado y, mientras caída la libra, la bolsa se fortalecía pues, al final, más de un 60% de las ventas de la compañías presentes en el FTSE-100 provienen del extranjero y una libra débil fomenta sus exportaciones:
 
 COTIZACIÓN FTSE-100 (azul) vs. EURGBP (rojo)