Aunque el S&P 500 se mantiene en un rango de un 2,5% en las últimas semanas aún hay nombres que pueden servir para construir cartera de cara a los próximos meses. Sobre todo si atendemos a las recomendaciones de muchos analistas. En este caso, JP Morgan se centra en valores del sector de defensa en Estados Unidos.
 
Los límites presupuestarios han contribuido a una reducción del gasto en programas de defensa de alrededor del 25% entre 2008 y 2015, sin incluir las partidas incluidas en el presupuesto pagado de las operaciones de contingencia en el extranjero (OCO) cuenta. Sin embargo, los analistas de Morningstar creen que el gasto en defensa ha tocado fondo en estos momentos y comenzará a incrementarse entre el 1% y el 2% anualmente durante los próximos cinco o seis años.

La industria armamentística en Estados Unidos se ha caracterizado por mantener sus márgenes y por seguir teniendo rentabilidades similares durante este último periodo en el que el gasto se ha reducido drásticamente. Y, pese a todo, ha logrado estabilizar más o menos su balance. En este sentido, el aumento del gasto federal de defensa significa que las acciones que se sitúan a la cabeza de este sector podrían tener mayores márgenes y rentabilidades superiores, lo cual supondrían mayor capacidad de revalorización en los mercados.

Los analistas de JP Morgan están absolutamente de acuerdo con esta tesis como así se esboza en un último informe de recomendaciones que ha realizado. Tanto es así, que la firma de análisis aumentó los precios objeticos de hasta cinco compañías que se enmarcan dentro de esta industria. Una mejora de recomendación que tiene como principal pilar, según sus argumentos, que La firma elevó los precios objetivos de cinco firmas de defensa jueves por la mañana, el flujo de caja que ahora mismo tienen esas empresas. Además, también por situarse en primera línea si ese incremento del gasto en defensa se produce según las estimaciones.

Así, General Dynamics es la compañía que se sitúa como una de las destacadas por la entidad bancaria norteamericana. Con una recomendación de “comportarse igual que lo que haga el mercado”, elevaron su precio objetivo desde los 157 dólares hasta los 172 dólares. Hace poco la acción marcó precios de 114 dólares y, sobre los niveles actuales, que son los 152 dólares, aproximadamente, supondría un potencial de subida de casi el 13%.

General Dynamics


L-3 Communications Holdings es otra de las compañías en las que se centran estos expertos y por la que han revisado la calificación que tenían hasta el momento. De hecho, aumentaron su recomendación desde neutral hasta sobreponderar, al mismo tiempo que subieron su precio objetivo desde los 158 dólares hasta los 182 dólares. Todos esos catalizadores con los que cuenta esta empresa de defensa pueden suponer que avance en los mercados hasta un 24% sobre la zona en la que cotiza actualmente. Si todos los factores se cumplen, puede ser un nombre interesante para incluir en cartera, tal como indican estos analistas.

En otro orden, Northrop Grumman es otra de las compañías de defensa que JP Morgan y su equipo de análisis incluyen dentro de su focus list. Aunque en la última revisión recortaron la recomendación desde sobreponderar hasta neutral, incrementaron el precio objetivo desde los 225 dólares hasta los 231 dólares. Sobre los niveles de cierre, eso supondría un potencial de subida en la bolsa estadounidense de hasta un 8,4%. Todo, siempre y cuando los catalizadores positivos terminen concretándose tal y como esperan los expertos.

Northrop Grumman


Raytheon es la siguiente compañía en la que se centran los expertos de JP Morgan. En este sentido, mantuvo la recomendación de compra sobre sus acciones, aunque también movió su precio objetivo al alza desde los 145 dólares hasta los 165 dólares. Así, tendría un potencial de revalorización del 17% en base a la cotización actual. Se trata de una firma con buen flujo de caja que, de mantener las perspectivas de los analistas sobre beneficios y márgenes, puede ser una buena opción para tener en cartera. 

QUIZÁS LE INTERESE LEER: Valores farmacéuticos por los que apostar para largos y cortos