Hay datos irrefutables y otros que evocan ciertas conclusiones. Es el caso de la caída de la negociación, los máximos de mercados como el estadounidense y, sobre todo, la explosión al alza de los pequeños valores de la bolsa española. 

Lo poco que dura la alegría en la casa del pobre, que dirían algunos.. Por cierto, España encumbra la sexta posición en un ranking mundial de 'pobreza' realizado por Bloomberg.

Bloomberg

En términos bursátiles, el Ibex 35 lleva días visualizando el máximo del año pasado en los 11.200 puntos y cuando parecía que todo se confabulaba para conseguirlo, se han torcido las cosas. ¿Tan importante es realmente ese nivel? No lo parece y, a pesar de ello, los analistas estiman una correción no demasiado profunda, que rondaría el 5% de caída. 

Sería de "poco calado", asegra Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG. "El Ibex 35 podría perder los 11.000 puntos, para luego retomar las subidas. Es imposible mantener este ritmo de subidas el resto del año porque no podemos subir un 100% en el ejercicio". En su opinión, dicha "corrección no se hará esperar demasiado".

Este experto viene a reforzar una idea extendida entre muchos analistas que consideran que se unen tres elementos clave para estimar un techo de mercado:

- La subida tan destacada de los valores de muy pequeña capitalización
- Los máximos de algunas bolsas europeas y, por supuesto, de las estadounidenses
- El nivel máximo de alcistas en los mercados. Hay demasiado optimismo

"Prudencia porque el ambiente excesivamente confiado es un primer síntoma de que los techos están cerca. Los indicadores están a unos niveles que dan vértigo", reconoce en su análisis premium semanal Antonio Espín,analista independiente. 

En este sentido, Eduardo Vicho, también independiente del mercado, reconocía la fuerza intrínseca de las bolsas en la semana en la que ha arrancado el QE del BCE, aunque ya "se respira cierta calma tensa", reconocía esta mañana, "que se observa en la caída de la negociación" en la bolsa. Y es cierto. Según datos de Infobolsa, la negociación en el Ibex 35 ha caído por debajo de los 300.000 millones de euros desde el pasado 4 de febrero. Si bien es cierto que ha habido picos algunos días de volúmenes superiores, la tónica de febrero y lo poco que llevamos de marzo es que se encuentre por debajo de ese nivel, cuando la euforia alcista o la volatilidad ante una serie de citas en Europa hizo que la norma fuera estar siempre por encima de los 400.000 millones de euros diarios. 


LOS 'CHICHARROS' SON LA CLAVE
Hay dos factores que resaltan habitualmente en el análisis bursátil como son los manidos máximos de las bolsas -ya se habla de 'burbuja en el Nasdaq-, así como las repetitivas encuentas de sentimiento entre inversores y particulares. La última de ellas publicada por Estrategias inversión, la Encuesta de Sentimiento correspondiente al mes de marzo, concedía niveles de complaciencia alcista respecto del Ibex superiores al 80% por primera vez desde octubre del año pasado. 

Por ello, hoy nos centramos en el análisis de los 'chicharros' por excelencia del Ibex 35 que cumplen la 'pauta'. Tomamos como ejemplo comienzos del mes de abril del año 2011. En aquel momento, el selectivo español cotizaba entre los 10.800 puntos y por encima de 10.900 sin llegar a conquistar los 11.000 enteros. Pues bien, gráficamente, ¿dónde se encontraban los pequeños valores?

Urbas.Había tocado mínimos de 0,44 a finales de noviembre de 2010 para subir a 0,9 en abril de 2011. Posteriormente, cayó. 

URBAS


El famoso Codere. Tocó máximos en ese mismo mes de 11,12 euros por acción. Hoy cotiza en 1,21 después de dispararse cerca de un 500% en lo que llevamos de año. Cumple también la pauta. 

CODERE


Otro clásico es Realia. En su caso, los máximos fueron alcanzados dos meses antes, para dar paso a una ligera corrección en la antesala del 'gran desplome que fue después de abril de 2011. 

REALIA
GAM tonteaba por aquel entonces por debajo de la zona de los 2 euros. Tuvo que esperar hasta junio para ver realmente una corrección. 

gam
Uralita venía por aquel entonces de una caída prolongada, aunque se afanó en mantener la zona de los 3,5 euros por acción en abril de 2011. La verdadera corrección llegó a finales de agosto de ese mismo año. 

Uralita