Los indicadores americanos abren la sesión en números rojos después de que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, asegurara que la inflación continúa siendo el principal problema de EEUU, aunque la economía seguirá creciendo, a pesar de la crisis inmobiliaria. Unas declaraciones que evidencian que, al menos en el corto plazo, la FED no recortará los tipos de interés al otro lado del Atlántico.
Los inversores no sólo cuentan con las palabras de Bernanke como referencia. Los los movimentos corporativos y los datos macroeconómicos son las principales claves de una sesión, que ha despertado con caídas. El Dow Jones retrocede más del 0,40% mientras que el S&P 500 cae un 0,35%, seguido del Nasdaq Comp. que se acerca al 0,30% de caída.