La presidencia española de la Unión Europea logró hoy el apoyo de una "aplastante mayoría" de Estados miembros a las medidas propuestas para mejorar el control y transparencia de la cadena alimentaria, con el objetivo de reequilibrar el sistema y asegurar precios más justos a los agricultores y consumidores, informaron fuentes comunitarias. Las reticencias de Dinamarca, Suecia, Reino Unido y República Checa respecto a la idea de permitir cierta "flexibilidad" en la aplicación de la política comunitaria de Competencia a los productos agrícolas impidió el consenso necesario para que el documento fuera adoptado como conclusiones del Consejo de ministros de Agricultura de la UE reunidos este lunes en Bruselas.