Tubacex ha caído este jueves un 7,41% en el mercado continuo, y ha liderado las caídas en el conjunto de la bolsa española. La fabricante de tubos de acero inoxidable sin soldadura presentó su nuevo plan estratégico en su junta de accionistas este miércoles. 

La industrial vasca reconoce en la presentación que hay incertidumbre en el mercado de Irán, y que la expectativa de la compañía "es poder suministrar mínimo hasta fin de año". Los analistas de Banco Sabadell comentan en un informe que esto supone "un riesgo a considerar en la acción ya que puede poner en peligro las estimaciones de 2019".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha prometido sanciones a las compañías europeas que mantengan relaciones comerciales con Irán. EEUU responde así tras romper el acuerdo nuclear con el Ejecutivo de Teherán, al considerar que están desarrollando su industria pese al pacto de no proliferación nuclear firmado en julio de 2015.

Tubacex apunta además que este año reducirá su circulante según avance la entrega de los proyectos, y reducirá de forma paulatina durante el año la deuda financiera "aproximándose a un múltiplo de 3 veces" en relación con el Ebitda (resultado bruto de explotación). 

La compañia apunta que sus resultados para el resto del año se situará en línea con los alcanzados durante el primer trimestre de 2018, lo que les "llevaría a resultados similares a los anteriores al inicio de la crisis". 

Tubacex ganó 2,9 millones de euros en el primer trimestre del año, un 1,7% más. Las ventas del grupo se incrementaron un 28% hasta los 168,5 millones de euros y consiguió un Ebitda de 15,8 millones de euros, un 21% más.

La industrial alavesa indicó en su junta de accionistas que para el período 2020-2021 espera conseguir una facturación de 1.000 millones de euros, con margenes sobre Ebitda del 15%, recuperando los niveles de ingresos y beneficios anteriores a la crisis de las materias primas. 

En bolsa, sus acciones han llegado a caer cerca de un 10% este jueves. Según las alarmas los títulos de Tubacex pierden su soporte de medio plazo en los 3 euros por acción, en niveles de octubre. En lo que va de año, los títulos de la compañia caen un 10,45%.