El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha señalado que los fundamentales de la economía mundial siguen siendo sólidos -a pesar de las recientes turbulencias bursátiles- y espera que el crecimiento continúe. Sin embargo, Trichet ha advertido de que no hay tiempo para la complacencia y ha recordado que los bancos centrales seguirán vigilando los mercados con atención. Además, apunta que tendremos que vigilar con atención lo que ocurre, sobre todo en Estados Unidos.
En este punto señala que existe la posibilidad de que se produzca un contagio en la economía real de Estados Unidos, debido a la actual crisis de las hipotecas de riesgo (subprime). No obstante Trichet, tras la reunión de los bancos centrales de los países del G-10, ha reiterado que en el resto del mundo, "seguimos observando buenos fundamentales". Trichet también ha explicado que las recientes turbulencias bursátiles han estado caracterizadas por algunas reacciones exageradas.