La dramática revaluación del riesgo crediticio en los mercados financieros puede ser a la postre saludable para la estabilidad a medio plazo de la economía mundial aunque ahora duela, según Rodrigo Rato. El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que esta crisis sigue provocando incertidumbre, aunque estima que sus efectos se verán limitados por la fortaleza de la economía global.
En unas declaraciones al diario "Financial Times" el director gerente del FMI, Rodrigo Rato, señaló que la "grave crisis" crediticia seguía evolucionando con un elevado grado de incertidumbre. En su opinión, sus efectos se verían limitados por la fortaleza de la economía global y la alta credibilidad de las autoridades monetarias de todo el mundo. Según Rato, los reguladores deben sacar consecuencias de la incorrecta valoración del riesgo en el mercado inmobiliario estadounidense, lo que está en la raíz de los problemas en las hipotecas de alto riesgo. En opinión del director gerente del FMI, los reguladores deberían volver a examinar los perímetros legales de las instituciones financieras para valorar los riesgos reales de los instrumentos fuera del balance de los bancos. Goldman Sachs insiste: EEUU crecerá por debajo del 2% Por su parte, el economista jefe de Goldman Sachs, Jim O Neill dijo al periódico británico que la crisis confirma su opinión de que la economía estadounidense crecerá por debajo del 2% probablemente durante los seis próximos trimestres. "La gran cuestión es si la Reserva Federal va a impedir que se debilite aún mucho más", agregó. Según Ken Rogoff, ex director de análisis económicos del FMI, el mundo atraviesa su "primera crisis financiera de la nueva era", que sigue un camino impredecible y plantea problemas nuevos a las autoridades monetarias. "Estamos en una ventana de vulnerabilidad. Hemos llegado a un punto en el que tiene que haber acciones muy agresivas en materia de tipos de interés y si ello no basta, tendrá que haber importantes intervenciones reguladoras", agregó el experto. Rogoff sugirió incluso que un nuevo giro en la crisis financiera podría ayudar a clarificar ciertas cosas. "El hundimiento de un banco de tipo medio sería incluso una bendición, llegados al punto en que estamos, porque daría (a los bancos centrales) la necesaria confianza para emprender acciones más dramáticas", indicó. Según Rogoff, hay de un 25 a un 30% de probabilidades de que se produzca una gran recesión en Estados Unidos frente al 10 o 15% existente en un año normal.