Los fabricantes japoneses de automóviles Isuzu Motors y Suzuki Motor han interrumpido la producción en sus fábricas de la provincia china de Sichuan, tras el terremoto que sacudió la zona el lunes, según ha informado la agencia Kyodo sin citar fuentes. Ningún empleado de las fábricas ha resultado herido en el seísmo, pero fueron evacuados a zonas más seguras, ha agregado la agencia.