El acuerdo fue alcanzado en el 2003 y preveía desarrollar en conjunto hoteles de la marca Hard Rock, y las razones aportadas para la disolución del acuerdo se refieren a la nueva estrategia de marcas de ambas compañías. Hard Rock ha decidido centrar durante el último año su estrategia en la reagrupación de sus distintos tipos de negocio y líneas de producto (cafés, casinos, propiedad intelectual y hoteles) para dirigir y mejorar el desarrollo de su marca manteniendo el control habiendo adquirido los derechos en Australia y Oriente Medio.