El consejero delegado de la compañía aérea de bajo coste Ryanair, Micahel O'Leary, ha asegurado que no querría "ni regalada" la aerolínea italiana de bandera Alitalia, que está en proceso de privatización. Este directivo considera que la situación en la que se encuentra Alitalia es de "un gran lío" y augura que hasta que no se eliminen las influencias políticas no se arreglará.
El responsable de Ryanair ha asegurado, en rueda de prensa, que Alitalia necesita de una reestructuración y una reducción de los costes. El Gobierno italiano quiere ceder el control de Alitalia, de la que posee el 49,9%, pero tras el fracaso de concurso público, que tuvo que cerrar por la retirada de todos los competidores, ahora busca una alternativa.