La mayor aerolínea europea ha elevado su beneficio en el primer trimestre del año un 70% hasta los 415 millones de euros, batiendo el pronóstico de los expertos, gracias a la buena marcha de sus vuelos trasoceánicos, la venta de activos y la reducción de costes.
El beneficio neto ha alcanzado los 415 millones de euros, con un incremento del 70,1%, frente a los 244 millones de mismo periodo de 2006. Por su parte, el beneficio operativo se ha situado en 415 millones, lo que supone un aumento de 1,0% frente a 411 millones de hace un año, pero queda por debajo de los 421-429 millones esperados por los analistas. El beneficio por acción (BPA) ha subido un 62% hasta 1,49 euros, por encima de la previsión de consenso de 1,43 euros. Por último, las ventas del grupo han sido de 5.945 millones de euros, un 2,5% más respecto al mismo periodo de 2006.