La aerolínea de bajo coste ha obtenido un beneficio neto de 435,6 millones de euros en su último ejercicio fiscal, cerrado el pasado mes de marzo, un 33 por ciento más que en el año fiscal anterior. Este resultado está por encima de las estimaciones de los analistas. La facturación de la compañía irlandesa ha aumentado un 32 por ciento, para alcanzar los 2.240 millones de euros.