El Bank of Scotland, el segundo mayor banco del Reino Unido, confirmó hoy que estudia hacer una ampliación de capital para mejorar su liquidez y hacer frente a la crisis crediticia. El RBS comunicó a la Bolsa de Londres que contempla "una emisión de derechos" y adelantó que hará otro anuncio "a su debido tiempo", posiblemente mañana.
Según publicó la prensa en los últimos días, el banco podría pedir a sus accionistas, mediante la emisión de acciones con derecho a suscripción, hasta 12.000 millones de libras (unos 14.800 millones de euros) para reforzar su balance, afectado por la crisis mundial y la adquisición del banco holandés ABN Amro el año pasado. La emisión de derechos permitiría a los inversores del grupo, propietario también del Natwest, adquirir nuevas acciones con un posible descuento. De concretarse la ampliación, sería primer gran movimiento de este tipo de un banco de la Unión Europeates lo hizo el suizo UBS-, y otras entidades del país podrían seguir su ejemplo. Según los expertos, esta operación de recaudación de fondos podría costarle el cargo al director ejecutivo del RBS, Fred Goodwin, que se verá cara a cara con los inversores en la reunión anual del banco este miércoles en Edimburgo (Escocia). Junto a los efectos de la crisis, reservas del RBS se han visto reducidas por la compra del ABN Amro que adquirió por 71.000 millones de euros junto al Santander y al Fortis, tras imponerse al británico Barclays en una dura batalla. Analistas citados por la prensa calculan que el banco necesita al menos 9.000 millones de libras para llevar su ratio de capital al mismo nivel que el resto de bancos británicos búsqueda de liquidez del RBS se produce cuando el Gobierno británico y el Banco de Inglaterra se disponen a anunciar el canje de 50.000 millones de libras de bonos del Tesoro por hipotecas de los bancos para inyectar liquidez al mercado.